La esencia de un publicista siempre gira alrededor de la curiosidad, de entender el comportamiento humano, de comprender y buscar el origen de los sucesos. Recientemente inicié la lectura sobre la historia de Martin Luther King, y en medio de todo este proceso de aprendizaje y de conocimiento decidí buscar una experiencia vivencial al respecto.

Viajé por tierra y atravesé una porción importante  de Estados Unidos hasta llegar a la ciudad de Memphis. Para muchos la ciudad musical del folk y del country, para otros el lugar legendario de Graceland, la casa de Elvis Presley. Pero para mí en ese momento era el sitio donde en la tarde de abril 4 de 1968, fue asesinado Martin Luther King. Después de dos días de viaje llegué a esta mágica ciudad. Inmediatamente salí en búsqueda del mítico lugar. Lo había visto en fotos. Preguntando y preguntando finalmente pude llegar. Allí estaba, el Motel Lorraine. Una clásica edificación de un típico motel de dos pisos con un look de los años cincuenta, ahora convertido en un museo. Un motel congelado en el tiempo y en la historia. Los carros  que estaban parqueados el día del homicidio, ahí siguen parqueados. Los muebles y los objetos personales que decoraban el cuarto del segundo piso donde él se alojaba siguen decorándolo.

El extintor del corredor en el balcón donde Martin Luther King cayó asesinado seguía colgado en la pared.

Todo estaba intacto. Era un flash de energía instantánea de un momento culminante en la historia de este país del norte.

Recorrí todos los espacios, vi lo que él vio hace 40 anos, caminé lo que él caminó  hace 40 años. Me detuve en el exacto lugar donde recibió los impactos de bala propiciados por un francotirador cobarde. Retumbaban en mi mente sus célebres palabras. I have a dream, I have a dream. Un sueno que hace cuatro décadas había sido truncado .

Tiempo después sentado en mi oficina, viendo la transmisión de la toma de posesión presidencial de Estados Unidos, volvió a mi mente el Motel Lorraine, volvió a mi mente Martin Luther King, volvió a mi mente I have a dream. Pero esta vez, era diferente. Su sueño se había cumplido. Obama era el nuevo presidente de Estados Unidos.

PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.