Existen muchas diferencias entre la Darjeeling Himilayan Railway –la línea del tren entre Siliguri y Darjeeling, dos ciudades montañeras en los Himalayas indios– y The Darjeeling Limited –la línea de tren ficticia que da nombre a la singular película del ya legendario director gringo Wes Anderson.

 

La verdadera es una de las líneas más famosas del inmenso sistema de trenes indio, porque tiene la particularidad de ir entre las montañas y los pueblo que están entre ellas; porque solo funciona de día y no hay literas sino asientos; porque lo hace sentir a uno en el mundo de la india inglesa anteriora la revolución del 47; y porque el tren parece de juguete, y de ahí que lo llamen The Toy Train. El tren de la película de Anderson, en cambio, se parece más a la clásica línea india de tren: que se desplaza entre inmensas llanuras áridas, que los asientos son literas donde la gente ronca, que la fachada es azul con blanco y que se separa en cinco clases: general –la típica escena de un vagón atiborrado de gente saliéndose por la ventanas y sentadas en el techo–, sleeper –donde la clase media y yo dormimos en una litera inmunda– y las tres diferentes clases de AC –donde los indios ricos y los turistas consentidos viajan con aire acondicionado y literas con sabanas impecables. Los tres hermanos Whitman que protagonizan The Darjeeling Limeted van en AC, cosa que uno puede ver por el color de las literas, que es café y no azul, como son las de sleeper class. 

 

Además del tren, el contexto de las ferrovías es completamente distinto. En el tren de la película van indios clásicos: flacos, practicantes del hinduismo, de pelo negro peinado para un lado, a veces de bigote, mascando tabaco, negros con rasgos de blanco y con una mirada curiosa que los vende como indios rasos. Los que van en el tren en dirección Darjeeling, una ciudad a 2.050 metros sobre el nivel del mar, son gente de otra raza y cultura: tienen ojos rasgados, son mucho más reservados, tienen vergüenza, su comida típica (los momos) tienen raíces chinas, lamayoría son budistas y parecen nepalíes. Y es que la ciudad de Darjeeling queda en la frontera con Nepal, que a su vez tiene grandes influencias tibetanas, yes por eso que la cultura en Darjeeling difiere mucho de la india, que es la que vemos en The Darjeeling Limited.

 

Parece, entonces, que Wes Anderson se inspiró más en una generalización de lo que es el tren indio que en el ‘Toy Train’ Darjeeling Himilayan Railway. Y que usó el nombre ‘Darjeeling’ porque simplemente sonaba divertido.  Ahora bien: en la película ocurre un evento que sólo, sólo en esta vida, pasa en la India, y es que el tren se pierde. Porque en la India pasan cosas ese tipo de cosas insólitas que usted nunca, nunca en esta vida, va a poder entender o explicar.



PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.