El tiempo del amor siempre esta a destiempo. La vida pareciera no conocer mesura y aglomera descaradamente los buenos tiempos y los malos, los tiempos que no son ni buenos ni malos. El tiempo se reparte entre épocas sublimes de increíble felicidad, opacadas seguidamente por tiempos de acumulados infortunios, para pasar después a la aburrida calma. Es como si los aconteceres no supieran repartirse sabiamente, mezclarse, un poco de lo malo, con lo bueno, con la nada.

 

 

- Lo que soy ahora -

Llevo tres días seguidos de mind blowing sex. Después de la nada viene todo supongo, después de la calma viene la tormenta. Y en estos casos es triste saber que necesariamente después de la tormenta viene la calma. A veces pienso – esto es too good to be true-, es una alternación de la cotidianidad, un acontecimiento extraordinario, algo pasajero, un evento que te recuerda las épocas que dejaste, pero te afirma sutilmente, que aunque no lo quieras, van a volver.

 

El frió es un pretexto para que los cuerpos se junten. Por eso huí de Cali. Vivir en una ciudad de sol perpetuo es difícil cuando uno es alérgico al sol. Cuando posees una piel que no broncea. Nosotros los blancos nunca llegamos a ser “negros”, ni dorados, ni bronceados. Pasamos del blanco al rosado, al fucsia o al rojo. Cuando 10 minutos de exposición al sol es necesariamente insolación. Es difícil manejar la vida en gamas de rosado, con calor insoportable de una de la tarde (no se como lo aguante por tanto tiempo), es mas difícil aun, ser lesbiana en una ciudad pequeña, no de gratis dicen “pueblo pequeño, infierno grande”.

 

Cali es gay, muy gay. Pero en Cali tu apellido es conocido, tu rostro no es anónimo, la gente te vio crecer, en Cali no te puedes reinventar ni huir de lo que un día fuiste y ahora ya no quieres ser. La gente te conoce, conoce a tu mama, sabe donde vives, estudio contigo en el colegio, es amigo de tu prima, fue contigo al jardín, era el que te seguía cuando se acababa la clase de piano, es hermano del mejor amigo de tu hermano, salio con tu ex novio (si, tu eres lesbiana y tienes un ex novio), es tu ex novio, iba contigo al club, un dia te echo los perros en Bamboleiro, era el que siempre te encontrabas en Martyns. En Cali tu eres tu, en Cali te conocen, saben que eres gay, eres la comidilla de la ciudad (como lo son todos). En Cali tu eres chisme, sea lo que sea eres chisme, pero si eres lesbiana, eres claramente el chisme mas desgastado por las bocas de los que conoces y desconoces, siempre das de que hablar.

 

Estoy 2600 metros mas cerca de las estrellas, a media hora en avión, a 8 horas en bus, de la ciudad de la que tristemente soy desertora (dueña de la ciudad: ninguna) por presión. Uno se carga a cuestas la ciudad natal a donde sea, los chismes te persiguen hasta el ultimo rincón del planeta. Pero almenos acá la gente no conoce a tu familia, eres una novedad, no el chisme trasnochado de la ciudad que no te acepta.

 

Aun allá, el treinta y uno a las doce de la noche, en medio del abrazo familiar, me comí mis doce uvas, pedí mi docena de deseos. La gente no sabe lo que piensas, pero yo cerré los ojos para que no sospecharan nada sobre mi deseo No. 4: quiero doce meses de buen sexo. Vamos a mitad del primer mes, y el deseo se ha cumplido.

 

Me gusta bajarme del avión y que el frió me cachetee descaradamente en la cara. En ese momento me dieron ganas de ella. Me vine de Cali por ella.

 

-Lo que sigo siendo-

Hace dos horas te fuiste y mi almohada te extraña. La cerveza regada de la noche anterior, la colilla de los cigarrillos que no te fumaste, la sombra de el – mi amigo fiel, tan mió y tan de el, tan de nadie, tan sumergido en su eterno ego trip- Me gusta tenerte porque no te tengo, me gusto robarte horas, noches y días de lo sucedáneo de tu vida, desorganizar la manera en la que gastas el tiempo. Cuanto es suficiente para ti? -Hay un break. Suena la alarma-

 

 

No tengo tiempo para escribir y no me importa, me estoy desgastando en dualidades femeninas, consumiendo en adicciones silenciosas a sus cuerpos (a, uno, a dos, a tres, a mas, a uno en soledad, a dos en compañía, a dos y tres en conjunción). Adicción vs. Dependencia. Incógnitas que flagelan la pasividad de la mente. ¿Pero quien quiere pasividad?¿ Quiero parar? ¿Soy la boca del lobo o estoy metida hace rato en su boca?.

Tu boca cariño, tu lengua, secretos, no hables, shhhhh, ¿hace cuanto que no te bañas? Eres sado, fetiche, volver, ¿quieres volver?¿me dejaste y no me di cuenta? Abre las piernas, te quiero… bailar.

 

PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.