Nada en la vida posee una sola arista. Nada en la vide se limita a un solo angulo de interpretación. En eso radica la grandeza humana y el valor del respeto. Pasa lo mismo en la publicidad, lo que para alguien es un problema para otro puede ser una oportunidad. Así sucedió con una campana de publicidad que presentamos en Inglaterra para uno de los champús anticaspa más famosos del mundo. El cliente había invitado a dos agencias  publicitarias para participar en esta competencia  creativa global , donde solo una se quedaría con el negocio. La cita para las presentaciones sería en las oficinas de Londres, las cuales se encontraban en un segundo piso de un típico edificio victoriano.

Como petición especial y nada habitual, el cliente  nos había pedido a las dos agencias  asistir a la misma hora para que nuestros competidores presenciaran nuestro trabajo y nosotros el de ellos. Llegamos  todos al mismo tiempo y muy juiciosos esperamos las instrucciones a seguir. La petición inicial fue que ellos comenzaran primero. Presentaron siete ideas distintas, olvidando una premisa clásica de la publicidad y de la vida: más siempre es menos. Muchas ideas distintas pueden generar confusión y falta de claridad. Terminaron y llegó nuestro turno. De repente nos paramos todos y salimos de la sala  y luego del edificio ante los ojos perplejos  del cliente. Afuera en la calle al frente del edificio nos esperaba una tractomula con una gran plataforma. Nos subimos a ella y desde ahi comenzamos a realizar nuestra presentacion de campana. Mientras tanto el cliente y la otra agencia nos observaban desde arriba a traves de las ventanas y nosotros desde abajo subidos en el planchon presentabamos mirandoles sus caras. 

Nada mejor que nuestras cabezas con pelo para contar desde otra perspectiva  el drama o la felicidad de tener caspa. Un diálogo muy especial entre pelos y caras, entre la calle y el edificio, entre una plataforma de tractomula y una ventana de segundo piso.
Al finalizar nos bajamos del planchon entramos al edificio y subimos a la sala.

Ahí se encontraba el cliente emocionado aplaudiéndonos y la agencia competidora ante esa reacción efusiva y natural no le quedaba otra que tambien palmotear. Increíblemente ayudaron a darle confianza al cliente para asignarnos el proyecto. Fuimos consecuentes entre el contenido y la forma. Pero sobre todo algo especial que nunca debemos olvidar en este mundo de las ideas: nos divertimos, y esa energía siempre es ganadora.

PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.