Esta ha sido una semana movida para la cultura nacional: Natalia París anunció que quiere ser escritora –de libretos, pero escritora, con su léxico de tres palabras: una técnica bien vanguardista–. Carlos Fuentes Rotas y Germán Vargas Llosa –¿o era Mario?– demostraron que de política y de Colombia no tienen ni idea al anunciar su apoyo a Santos Positivos. Y, por iniciativa de Carlos Alberto Zuluaga, un tipo tan opaco como Armando Benedetti, pasó en el Congreso del país una reforma que le quitó los recursos al Plan Nacional de Bibliotecas para dárselo al deporte, con el fin de garantizar que dentro de cuatro años –si el mundo no se acaba en el 2012– los colombianos no tengamos qué leer pero al menos podamos mandar una comitiva al mundial y celebrar como sabemos hacerlo: con trago y plomo. De todas formas, sabemos que ni con todo el presupuesto del país la Selección Colombia va a clasificar, pero con esa platica de la reforma los de Coldeportes aprovecharán para pegarse un paseíto a Brasil.

Como la reforma sobrepasa cualquier bobada que hubiéramos podido pensar nosotras (ahora con rapisec), vamos a tratar de buscarle el lado amable: que, como no va a haber presupuesto para bibliotecas, cientos de incautos se van a salvar de que un libro de Ensuncho caiga en sus manos, espantándolos para siempre de la lectura, o que ya nadie podrá informarse a fondo sobre nada, por lo que por fin podremos obtener el tan anhelado título de "el país más feliz del mundo".

También sabemos que durante la próxima presidencia la cultura importará tanto como para el tal Zuluaga, y que la única cartera que se cuidará será la del presidente, por eso tenemos una lista de sugerencias para candidatos al Ministerio de Cultura, ya que nuestro candidato idóneo –el miniafrodescendiente americano Gary Coleman– no alcanzó a ocupar tan irrelevante cargo. También queremos proponer la Ley Amparo Grisales, para que nuestras actrices se empeloten en SoHo por mandato constitucional.

Por su puesto –el puesto que le den en su parto de unidad nacional–, queremos felicitar a los ganadores de la polla de la semana pasada: el 37% de nuestros lectores sabe que el ganador del Mundial será Surinam y el 24% piensa que el 67% de los colombianos va a ganar este domingo, cuando decidan irse para siempre de este maldito país.

Sin más preámbulos, a continuación presentamos nuestras encuestas de la semana:

¿Quién debe ser el Ministro de Cultura de Santos?
José Obdulio Gaviria, que ha demostrado que no sabe ni leer.
Édgar Perea, porque la afrocartera de cultura se comparte con la de deporte.
Camilo Umaña, para que la cultura no muestre una imagen negativa. Con él será falsamente positiva.
Cleóbulo Sabogal, para que –en un país donde la cultura es tan inútil como la vicepresidencia– le enseñe a hablar al vicepresidente.
Álvaro Uribe, porque ser un macho alevoso en Colombia es cultura.
Maripaz Gaviria, para que sirva de algo el guiño-guiño del papá.

¿A qué se va a dedicar Mockus a partir del lunes?
A sacarse los Mockus.
A leer a Habermas.
A hacer mímica.
A revisar su campaña y tratar de entender lo que ha dicho.
A irse, porque quiso.
A volver a aprender matemáticas, porque no supo calcular cuánto le daba su 1+1 ni su 3x3x3.
A desintoxicar a Lucho Garzón.

PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.