A cargo de Adidas están los premios del mejor arquero, el goleador y el mejor jugador del Mundial. Al primero se le da la réplica de un guante, al segundo el de un guayo, y al tercero el de un balón. Hasta ahí, todo muy coherente.

Son diez los elegidos al trofeo de mejor jugador, y usted ya debe saber los nombres, pero se los recuerdo: Xavi, Iniesta, Villa (España); Sneijder, Robben (Holanda); Ozil, Schweinsteiger (Alemania); Gyan (Ghana); Messi (Argentina); Forlán (Uruguay).

Lo que no es muy coherente es que lo escojan antes de la final y no después, porque nadie sabe lo que puede pasar. En 2002 eligieron a Kahn, que perdió el partido decisivo y se comió uno de los goles de Ronaldo. Cuatro años después premiaron a Zidane y el galo lo celebró agarrando a Materazzi a cabezazos. Detalles pequeños que no le quitan la grandeza a ninguno de los dos.

Los periodistas también votamos para elegir al mejor de la copa. En Alemania 2006 puse la X en la casilla que decía Andrea Pirlo y perdí, este año pienso darle mi voto a Wesley Sneijder, que no es precisamente mi jugador favorito, pero me parece que lo ha hecho bien. Además, no nos digamos mentiras, todos sabemos que Messi es el mejor de todos. Sabemos también que no se va a ganar el premio porque hizo un gran Mundial hasta que se estrelló contra Alemania, y que muy seguramente Villa y Sneijder se llevarán la mayoría de votos. De no haberse perdido los tres primeros partidos, se lo daban a Robben. Seguro.

En el primer Mundial organizado por África, el mismo en el que supuestamente brillaron los suramericanos, solo hay un candidato africano y ningún brasileño. Esa es la noticia.

PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.