http://gothamist.com/attachments/jen/2008_02_sponsorcny.jpg


El metro, reportó ayer la Oficina de Tránsito de la Ciudad, es el lugar donde más acecho sexual se ve en Nueva York, la ciudad del acecho sexual. Así que imagínese. En el 2009, ha habido 587 reportes de ofensa sexual en los trenes, 374 de los cuales fueron en Manhattan y 412 terminaron en arresto. 71 violadores arrestados habían cometido abuso sexual antes. 14, eran violadores de carrera. El hombre promedio que realiza este tipo de asalto tiene 39 años y la mujer que busca 17. Esto, generalmente las líneas 4, 5, 6 entre las calles 14 y 42. Lo increíble es que la mayoría de las veces las mujeres no se quejan ante la Policía, porque, en general, ya están acostumbradas a este tipo de encontrones en el metro.

En los 10 meses que mi persona lleva viviendo en Nueva York, mis pobres ojos han tenido que presenciar tres tipos masturbándose en el metro. Tres. Es decir, no se sale de la rutina ver indigentes o borrachos jalándose y acosando con sus ojos. Nunca he visto algún agresor acercarse imprudentemente a una mujer, pero ayer, cuando se publicaba este informe, una publicista era atacada en el L hacia Brooklyn a las 7 de la mañana, hora pico de congestión. Precisamente, en el sardinero que es el metro a esa hora, un asiático de 29 años no tenía nada puesto debajo de su gabardina. Cuando vio a la mujer a cinco centímetros de distancia, fue abriendo su abrigo y acosándola. Alguien se dio cuenta y al tipo lo sacaron a patadas del vagón. La niña, de 32 años, no presentó los cargos, porque "iba tarde para el trabajo y no creo que vaya a pasar nada al respecto".

Los pervertidos en Nueva York, conocidos por su insaciable perversión, fueron más pervertidos en el 2009. Y nadie hace nada.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.