Estados Unidos, una potencia económica y publicitaria, aproximadamente el 50% de la industria de la publicidad del planeta se mueve acá. La AAF (American Advertising Federation) aglomera el negocio publicitario norteamericano y es sin duda su máximo representante.
 
Cada año en Nueva York, la AAF reconoce a los profesionales del mercadeo y la publicidad con las trayectorias más destacadas y sobresalientes y los introduce en el Hall de la Fama de donde no se sale nunca más.

Resulta que fui nominado, para mí un gran orgullo, meses después me avisaron que había sido elegido. Entraría al Hall de la Fama de la publicidad en Estados Unidos. No lo podía creer, era la primera vez que un publicista latino y más específicamente que un colombiano recibiría este reconocimiento.

Me preparé para el homenaje, tendría que pronunciar unas palabras en la Gran Manzana. En su homenaje el colombiano tendría que dar un discurso a la industria de Estados Unidos que lo había elegido como nuevo miembro del Hall de la Fama. ¿Qué escribir? ¿Qué decir? Me han pedido que lo cuente y lo comparta, acá va una versión resumida traducida:

"El viernes trece de octubre de 1972, un avión con 45 pasajeros, en su mayoría estudiantes y jugadores de rugby, se estrelló contra las montañas de Los Andes. Quienes sobrevivieron fueron perdiendo toda esperanza de vida al ver agotadas sus provisiones y las temperaturas caer a 30 grados bajo cero. Congelados y hambrientos se vieron forzados a tomar la difícil decisión de alimentarse de los cadáveres de sus compañeros. Obviamente este no será el caso hoy acá, lo prometo. Con el tiempo, dos de los jugadores decidieron emprender un recorrido entre la montaña nevada hacia el pico con el anhelo de encontrar ayuda .Después de varios días de lucha y caminata extrema lograron llegar a la punta de la montaña. Pero las esperanzas desvanecieron cuando al otro lado no divisaron civilización alguna y solo encontraron más picos nevados. Uno detrás del otro y detrás del otro y así indefinidamente. Conocí a uno de los sobrevivientes. Su nombre es Nando parrado, quien me contó la odisea épica en medio de mucha pasión y deseos de vivir. Como en la vida misma, nunca hay una sola cumbre. Cada vez que se alcanza una, se encontrará una nueva.

Hoy llego al Hall de la Fama de la publicidad. Es un gran honor para mí y tengo mucha gente a quien agradecer por haberme ayudado a recorrer varios picos hasta lograr este en particular. Mi esposa, mis hijos, mis padres, mi familia, mis amigos y mis competidores.

Hace 18 comencé en mi país natal Colombia como practicante universitario con el sueño de ser un creativo publicitario. Ese fue mi primer pico y hoy, con este premio, entiendo que estoy en la cima de una nueva cumbre, pero se también que frente a mi tengo muchas más montañas al frente y nuevas cumbres por conquistar. Es como una historia sin fin que me hace feliz. Soy un ser afortunado y agradecido con la vida. Amo lo que hago. Vengo de las montañas de Los Andes y me encanta escalar picos. Gracias otra vez por tan maravilloso honor."

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.