Miércoles 7 de julio de 2010, 6:08 pm en Sudáfrica (siete horas menos en Colombia). A poco más de dos horas para la semifinal Alemania – España así luce el Moses Mabhida de Durban, sede del partido. Que no se note por cuál equipo voy.

Fueron seis horas de Johannesburgo a Durban por una carretera de cuatro carriles con cinco peajes. Salimos hoy a las diez de la mañana y en el camino la policía nos paró dos veces, la primera para una requisa de rutina, la segunda por exceso de velocidad: en las autopistas sudafricanas no se puede ir a más de 120 km/h, nosotros llegábamos a los 140.

La multa era de mil rand, (moneda local, no tiene plural), unos 110 euros, 260 mil pesos colombianos. Nos salvamos de ella por varias razones. 1. Mostramos nuestro carné de FIFA, 2. Nos hicimos los que no hablábamos inglés, 3. Los policías, quién lo creyera, nos pidieron soborno y eso nos dio espacio ara negociar. Como solo teníamos 170 rand (o eso les hicimos creer) nos dejaron ir invictos.

Antes de mostrar nuestras credenciales le dijimos a uno de los oficiales que viajábamos a Durban para el partido de hoy, y por dárselas de chicanero nos contestó que nosotros no íbamos a ver ningún partido porque nos iba a meter presos. ¿En qué país del planeta el exceso de velocidad da cárcel en vez de multa?

La foto que ve usted es una imprudencia, porque desde mi posición de periodista debería ser imparcial, pero sobre todo porque cada vez que le hago fuerza a alguien o algo, le termina yendo mal: Brasil, Derdiyok, Inglaterra, Elia…No quiero que Alemania -en general- y Ozil -en particular- corran con la misma suerte.

En tres horas sabremos si les eché la sal. En este momento apuesto por Alemania campeona porque España y Holanda son equipos que despiertan simpatías solo cuando pierden. La gracia de ser bueno y perder se pierde inmediatamente se alza una copa. Además, ¿quién podría soportar cuatro años a la prensa deportiva española, y a los españoles, de paso, con equipo campeón del mundo?

PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.