Tenía que haberlo logrado en Nueva York, cosa no necesariamente fácil para un cuidadano del país de peor reputación posible, para irme. Tenía que conseguir un trabajo decente, una renta moderada, una membresía con beneficios al mercado más barato de la ciudad, Path Mark, donde los negros y los chinos compran sus latas de chile con carne, y conseguir un sitio de falafels a un dólar para los días que almorzaba por fuera. Tenía que estar por fin instalado en esta ciudad deshonesta, para decidir que era el momento de irme. Al menos por un tiempo. Así que me voy. Y no sé cuándo voy a volver.

http://farm4.static.flickr.com/3475/3360108989_65e3374ce8.jpg

PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.