Los tenía un poco olvidados pero es que he tenido mucho trabajo y Semana Santa no es la excepción. Es más, mañana viajo a Cartagena con un cliente que me invita hasta el sábado a su casa en la ciudad vieja. Ya una vez lo había hecho, es un ejecutivo de aquí de Bogotá, joven, se porta muy bien conmigo, multimillonario, y con él no solo tengo sexo sino que también me invita a comer rico y a veces me regala muy buena ropa. Modestia aparte, me puedo juntar con cualquier persona y no lo voy a hacer quedar mal ante la gente. Aunque a veces tomo trago, no soy de las que se emborracha y se queda dormida en las mesas, y creo tener buenos modales. Algo sé de inglés y siempre trato de estar informada. Como ya han podido notar, también he pasado por una universidad y todo eso hace que los clientes se sientan bien conmigo. No me gusta vestirme, en estos casos, como una verdadera prepago.  Eso que ustedes ven en las whiskerías o en los putiaderos como también les dicen, eso de mujeres con culifaldas, botas negras, o prácticamente con un top que les cubre las tetas, no es mi forma de vestir. Solo cuando ya estoy en la cama, pero jamás me verán en la calle vestida como una puta. Más de una vez habré rumbeado con ustedes en el mismo lugar, al lado de universitarios, etc, y nunca se hubieran imaginado en lo que trabajo.

Por eso, muchos clientes me invitan a viajes y a fincas y con otros amigos de ellos. Ya cuando quieren que me vuelva una puta, pues me vuelvo una puta, pero generalmente es en la intimidad. Como verán y sospecharán, me voy a ganar muy buena plata estos días y es obvio: un tipo me quiere para él todo este fin de semana largoooo!! Ya dirán ustedes que es tiempo de rezar y de no pecar. ¿Pero qué es pecar? ¿Acaso rezar el jueves y el viernes santo y la otra semana seguir culiando como si nada? Ya les he dicho: antes de juzgarme mírense ustedes mismos primero.

A propósito de Semana Santa, alguna vez –y no les miento ¿para qué tendría que mentirles?- un hombre me citó en su apartamento y me dijo sin ni siquiera sonrojarse que su fantasía era verme vestida de monja. A mí me sorprendió semejante fantasía pues siempre me hacen vestirme de enfermera o azafata o policía de tránsito pero ¿de monja? !Yo de dónde iba sacar un traje de monja! Lo que es peor, es que el tipo tenía uno guardado en su ropero, me lo dio, me dijo que fuera al baño a cambiarme y cuando salí, peor fue la sorpresa cuando lo vi vestido de cura, con sotana y todo. Estaba loco realmente. !Y yo vestida de monja pero con ligueros negros por debajo! Lo curioso es que el tipo me decía “Hermana” y me hablaba como tal y me decía que Dios nos iba a castigar pero que a él no le importaba y cuando menos me di cuenta ya estaba mamándoselo debajo de la sotana y luego ya, casi sin ropa, me tenía en cuatro dándome por detrás, sin dejar de decirme “monja perra” o “hermana vagabunda” y lo peor es que a la hora de venirse se comenzó a pajear y eyaculó sobre el vestido de monja que ya estaba sobre el tapete, insultando cada vez más.

Vaya una a saber qué trauma o qué fetiche tenía el tipo pero, así vestido de cura, estaba feliz y se sentía el más macho de todos. Por estos días me acordé de esa historia, porque yo seré muy puta pero los hombres no son unos santos propiamente.

PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.

Contenido relacionado

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.