Hola a todos de nuevo. Les agradezco que opinen sobre la posibilidad de salir en SOHO desnuda y me gusta que me den consejos. A veces me dan ganas de lanzarme al agua sin pensarlo pero sé que si doy la cara es para darle un giro radical a mi vida pues no me imagino qué pueda pasar si ya me reconocen en la calle o donde sea. Les quiero seguir aclarando inquietudes. Lo primero es que yo me cuido muchísimo de enfermedades. Siempre uso condón y de paso le respondo a alguien que preguntó que si lo haría sin condón. La respuesta es no. Hay muchos clientes que me lo piden y me ruegan que sin condón, pero me niego. Ellos dicen que sienten más sin el condón, yo siento igual pero lo que creo es que hay unos, no sé por qué, que mientras destapan el condón, y se lo ponen,  se les baja la erección. Es casi mental, pero esos segunditos, les quita la arrecera o no sé. No siempre, pero pasa. Cada mes me hago exámenes de todo y cada tres meses el examen del sida y afortunadamente no tengo nada de qué preocuparme. Generalmente los dueños de las páginas también exigen esos exámenes.

Me preguntan que si muchos clientes me llevan a viajar. Sí, ya les he contado y también por fuera del país. He estado mucho en Panamá, Miami, Venezuela (Los Roques y la Isla Margarita), y últimamente en Ecuador. Les recomiendo Guayaquil, es muy bonita la ciudad y tiene un malecón impresionante, con una comida exquisita. Una de mis debilidades son los ceviches de camarones y de ostras. Cuando me invitan a Cartagena, me doy gusto y aquí en Bogotá me gusta ir de vez en cuando a un sitio que se llama el Caracol Rojo. Sobre todo uno de la 116. Claro, hay clientes que han llevado a la Pesquera Jaramillo y a Fish Market de la T y ahí son muy ricos aunque son más pequeños. Yo también puedo ir por mi cuenta a estos lugares, lo que pasa es que, como les he dicho, trato de ahorrar al máximo. Quiero tener mucha plata.

Ahí va otra respuesta: en el futuro no quiero pasar penas económicas, quiero tener buena plata y buenos ahorros, invertir en un buen negocio y vivir bien. No quiero depender de nadie, de ningún hombre. Si algún día me caso, no quiero en  estar pendiente de que mi marido me dé esto o lo otro. No descartaría montar una página de prepagos y yo retirarme y dedicarme a recibir mi dinero, pero esas son apenas ideas. Sé que la belleza no es para toda la vida y también pienso en eso. Aunque miren a Amparo Grisales, se ve espectacular siempre y tiene un culo que muchas mujeres envidiarían.

Veo que preguntan mucho por mi virginidad. No sé si es tan emocionante pero lo que sí les puedo decir es que es una de las fantasías más frecuentes de los hombres: sentir que se comen a una mujer virgen. A mí me ha tocado "hacer el papel" más de una vez. Me pagan para hacer todo el show de que es mi primera vez (aunque el cliente sabe que obviamente no) y me ruegan de que me pase por inocente y que me exalte cuando les vea la verga porque, en teoría, no he visto una antes, y que haga como que me duele cuando me la están metiendo. A veces me dicen que diga que por favor les deje ver la verga porque nunca he visto una y entonces se la sacan y yo les digo que si la puedo tocar porque quiero saber qué se siente y luego que si la puedo lamer y chupar y metérmela en la boca y así, todo es como un juego.  Lo mismo con el culo. Me dicen que me quieren "desvirgar" el culo y yo les digo que he esperado ese momento por mucho tiempo y yo hago el papel completo y ellos, en medio de su fantasía, también se meten en el rollo y al final se trata de eso: de complacer fantasías.

Es por esto que en mi trabajo he perdido la virginidad muchas veces, metafóricamente hablando. La verdadera, la real, fue muy normal, como le habrá pasado a todas las mujeres. Yo tenía un poco menos de 15 años y tenía un novio con el que llevaba como 8 meses. Era dos años mayor que yo y nos dábamos besos, nos tocábamos por encima de la ropa y asi. A veces cuando nos dejaban solos en la sala de mi casa, me decía que le mostrara mis tetas que en ese entonces no eran tan grandes como las tengo ahora. Yo me levantaba la camisa un poco asustada de que bajara mi mamá y nos viera y él me las tocaba y me las chupaba torpemente. Un día me mostró por encima de los jeans y estaba totalmente mojado, se había venido solo tocándome las tetas.

Así pasaban los días hasta que acordamos que era el momento de hacerlo. Él no era virgen y tenía más experiencia obviamente. Me acuerdo que le pidió el carro prestado a su papá y dijo que me iba a invitar a cine o algo así. En mi casa querían mucho a mi novio y no le vieron problema. Me recogió y cuál cine, nos fuimos para un motel a las afueras de mi ciudad natal. Entramos, los dos estábamos muy nerviosos, pero todo pasó ahí. Nos besamos apasionadamente y me fue quitando la ropa. Yo estaba muy nerviosa, me acuerdo que estaba excitada pero no me había mojado aún por los nervios. El me chupaba las tetas y me pasaba los dedos por encima del calzón. Yo le dije que no iba a ser capaz y nos tocó parar unos minutos. El apagó la luz e intentamos de nuevo pero nada. Pasó casi una hora y volvimos y ahí sí me fui relajando más, se hizo encima mío y ya sin la tanga me lo metió. Me dolió mucho y con las manos trataba de tenerlo un poco separado de mí pues sí me dolía, él estaba muy excitado y se vino al momentico. Yo no tuve un orgasmo ahí, estaba más pendiente de que no me doliera.

Al rato, él volvió a la carga y esta vez fue más fácil. Además, había puesto en el televisor una película porno y los dos nos pusimos muy calientes. Se volvió a poner encima mío y ahí le dije que lo hiciera lento, muy lento y así lo hizo y creo, eso fue mi primer orgasmo "oficial", pues después, otros días, cuando cogimos más confianza, supe lo que eran verdaderos orgasmos. Esa noche solo se hizo encima mío, con el tiempo practicamos otras poses. Me encantaba pajearlo, por ejemplo. Cuando no teníamos plata para ir a un motel, nos la ingeniábamos para tocarnos y yo lo pajeaba y se venía en mi mano, eso me gustaba. De hecho, me gusta pajear a los hombres, sentir que se van agitando y que se van mojando. A veces les escupo sobre la verga para que la mano se deslice más fácil, para que suba y baje rápido. En fin, es otro tema.

De mi novio, de ese novio he sabido de vez en cuando por una hermana que todavía se habla con él. Lo quise mucho, sigue allá donde lo conocí y sé que se casó y tiene dos hijos. Yo aquí con mi vida, lejos de esos momentos de inocencia. Pero no me arrepiento. Espero más preguntas. Les respondo esta misma semana. Un abrazo a todos.

PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.

Contenido relacionado