shockingmap1109.jpg

En enero 17 del 2004 Jodi Lane, una estudiante de sicología en Columbia de 30 años, paseaba a sus perros por el East Village. De repente, los perros, que se conocían de tiempo atrás, se empezaron a pelear entre ellos, y ella trató de separarlos. Los perros respondían alshock que les generaban unos cables eléctricos que estaban en el piso escondidos por la nieve. Al tratar de separarlos, Jodi también pisó los cables, se electrocutó y murió media hora después.

Consolidated Edison, la compañía privada de electricidad más grande de Nueva York, fue la responsable del accidente. La familia demandó y la compañía pagó. Desde entonces, ambos empezaron una campaña para prevenir este tipo de incidentes. Con eso, una serie de estudios han  revelado que no solo esto lleva pasando hace años, sino que las cifras son aterradoras. La Jodie Lane Public Safety Foundation publicó hoy este mapa, que muestra las 930 muertes que se han dado desde el 2005 por culpa de cercas eléctricas y cables en Manhattan y Broolklyn. Da miedo. 

PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.