Por su lenguaje, en lugar de tirar, en estos manuales “se hace el acto amoroso”. No se habla del “acto”, no “de hacer el amor”, se hace una extraña conjugación de ambos: aquí se “hace” o “realiza” el “acto amoroso”, de la misma manera que se realiza un certamen. En La magia del sexo de la Dr. Myriam Stoppard (mi manual personal en cuanto al mal gusto) dice: “También el frenillo es en extremo sensible en todos los hombres (¿y si no tienen frenillo?) puede producir las más “excitantes reacciones en el juego erótico”. Y sigo: “El  cuerpo entero del pene es muy sensible, pero el extremo del glande es en particular rico en terminaciones nerviosas, en especial en su corona”. Concedido: el pene es rico. ¿Pero en terminaciones nerviosas? No sería mejor decir que tiene muchas.

Por sus consejos deliberamente antisexuales, la verdadera razón de porque se inventó el término “matapasión”. Cito una serie de consejos que aparecen en la página 203 del libro arriba mencionado: “Permanezca deliberadamente pasiva. No contraiga sus músculos vaginales alrededor del pene de su compañero ni mueva en absoluto su pelvis. Procure que la estimulación visual y olfativa se reduzcan al mínimo. Utilice ropas nocturnas que nos sean sensuales y no use perfume”. Claro, se trata de una sección en la que se habla de prevenir la eyaculación precoz. La cosa es que la eyaculación precoz no se previene (damos por hecho el tiempo que duramos trascribiendo la cita el sujeto afectado ya se vino).

Porque tratan temas como “La autoayuda para el vaginismo” (este es un título en el manual de la pervertida Stoppard), la diabetes y el sexo y la esclerosis múltiple y el sexo, que no hacen sino erizar los pelitos de los brazos. Y eso, porque todo lo demás: para abajo.

Y por sus ilustraciones: ¿A quién se le ocurrió que los imitadores de Gordillo (que son muchos y no han superado el trazo fino color sepia de finales de los ochenta) podían ilustrar la anatomía humana y la variedad de las posiciones sexuales de manera digna? Recuerdo: Gordillo es el autor de los horribles cuadros de gamines que llenaron las salas de nuestras casas en nuestra más tierna infancia. Solo imagínense uno de estos gamines de ojos patéticos introduciendo un dedo en el ano de la gamina amada y sabrán de qué estoy hablando. Y cuando no son ilustraciones son fotos. ¡¿Quién son estos modelos?! ¿Quién se presta para posar en fotografías con luces tenues y de textura aterciopelada? No son ni pornográficos ni actores de softcore.

Escríbanme a: alexa@soho.co

 

PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.