Cada año, la compañía en Estados unidos realiza un programa de entrenamientos y pasantías con varias universidades. Entre aproximadamente 2000 aspirantes, seleccionamos 50 que ingresan a trabajar. Como Presidente de la empresa, debo darles la bienvenida con un discurso de inducción.
Es siempre muy motivador ver la cara de alegría, entusiasmo y pasión  de todos los practicantes. Es una energía que ojalá fuera contagiosa para la vida diaria de todos los equipos de trabajo.
 
Después de mi exposición sobre la compañía,  comenzó la sesión de preguntas y respuestas. De repente una mujer joven, levantó la mano y me preguntó sobre el fundador de la compañía quien había muerto 35 años atrás.
Yo le contesté sobre la importancia de los grandes valores que esta persona había inculcado  e infundido en  el alma de la empresa a nivel mundial, los cuales, eran aún los pilares esenciales corporativos.
Mientras yo le hablaba, sus ojos brillaban. De repente, con una explosión de orgullo me dijo "no  sabe lo feliz que me hace lo que usted nos está contando. El fundador es mi abuelo".
Yo quedé congelado. Estaba conociendo la nieta de uno de mis “héroes publicitarios”.
 
Y lo más increíble  es que ella, siendo la nieta del fundador, se presentó  a realizar los exámenes como cualquier otro, compitiendo entre miles. Y así lo logró.
Al final la felicite y le expresé que el orgullo era mío. Es increíble ver como este mundo del marketing, que suele verse tan grande, en el fondo es tan pequeño.
Por eso, ser un buen ser humano siempre será recompensado.

PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.