Desde que me acuerdo he querido escribir. En el colegio lo hice siempre, y en la Universidad aún más. Mi punto débil fue encontrar un tema sobre el cual hablar. Sólo hasta que viví una experiencia tan dolorosa como ser plantada en el altar, encontré algo con lo cual llegarle a muchas personas. Tocar fondo me dio un discurso interesante. Las mejores canciones, los más apasionantes libros, los más desgarradores poemas, las más sentidas historias son aquellas que hablan del desamor. Somos animales racionales, pero nada nos une más como humanos que el haber sufrido por amor.  

 

Cuando decidí lanzarme a contar mi historia, pedí asesoría de mis maestros en el oficio del periodismo. Solicité una cita a Daniel Samper Ospina, y de esa reunión nació este blog. “El tema del amor, de la soledad, de la búsqueda es el gran tema del ser humano”, me dijo. Además me recomendó dos experimentos muy interesantes. Uno, el de Laura Bassini, periodista argentina, redactora el Clarin.com quien creó un blog muy exitoso llamado “Quiero un Novio”, crónica de una búsqueda personal y colectiva. http://weblogs.clarin.com/quiero-un-novio/. El otro, “Busco novia”, de un peruano llamado Renato Cisneros, el link es: http://blogs.elcomercio.pe/busconovia/.

Empecé a leer emocionada las entradas de la argentina y del peruano. También me vi varios capítulos de Sex and the City (¿Qué mujer entre los 25 y los 35 años no ha querido ser Carrie Bradshaw????) y supe que en mis vivencias encontraría el material que buscaba. Se debe hablar de lo que se conoce. 

 


 

Algunos me han criticado por querer ventilar mi vida privada. Otros opinan que es superficial y tonto hacerlo. Personas lo consideran oportunista, hay quienes piensan que es egocentrista y que no tengo ni los meritos ni los cartones suficientes para que mi historia sea importante y merezca un espacio. Todos tienen razón.

Si aún sabiendo eso decide acompañarme en esta búsqueda, debo avisarle que soy una mujer común y corriente aunque con contrastes extraños: demasiado despistada y torpe, irritablemente sensible, con gustos musicales exóticos, dueña de una no muy sexy voz nasal, ¡Pero tan descarada que con ella trabajo en radio!!!! Soy bastante consentida, desordenada, adicta al trabajo, al limón con sal, a la coca cola y a las compras. Tengo una pug que se llama Rosita que duerme conmigo arrunchada en la cama. 

También he de advertir que lejos de ser experta, en los asuntos del amor soy una aprendiz. Desde que estoy soltera he cometido mil errores. Le rogué a mi ex novio, tuve un flotador (es como llamo a aquellas personas que le sirven a uno de clavo), me ilusioné con alguien que no debía. He sido víctima y victimaria. Odie, perdoné y ahora espero el perdón de quien me odia. 

Por sugerencia de un buen amigo leí el libro Los Cuatro Acuerdos de Don Miguel Ruiz, y trato de aplicarlos en mi vida: ser impecable con las palabras, no tomar nada personal, no asumir, hacer siempre el máximo esfuerzo. Evito hablar mal de las personas –estoy lejos de conseguirlo, pero es una lucha diaria-. Soy divertida, independiente, excelente bailarina de salsa, confidente responsable, un poco loca, soñadora y una romántica empedernida.

 

  
 Si sigue usted leyendo, seguramente ya se ha dado cuenta de que de nada le va a servir este blog. Un gancho seductor puede ser saber que mis amigas me preguntan cómo van los capítulos de “Topacio”, el apodo de mi vida por estos días. Con Juliana Plata, la productora de La Hora del Regreso la rebautizamos “¿Por qué mataron a Isa si era tan buena Muchacha?”. La muerte, dice Daniel, es el otro gran tema del ser humano.

 Por último, la carta bajo la manga que le presento, es mi realidad. Una con la que seguramente muchos se sentirán identificados. Mi estado civil es: Buscando Novio. Si esto aún no lo convence, simplemente léalo porque si. Nada pierde, pero seguramente su vida, sencilla y cotidiana, tendrá mucho en común con la mía.

PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.