Esa pila de balones Jabulani que usted ve adorna la fuente que está a la entrada del centro de prensa de la FIFA en Johannesburgo. Todo el mundo le toma fotos por lo ingenioso, o lo exótico, pero con el correr de los días uno pasa por encima del monumento casi sin notarlo.

Es mejor disfrutarlas allí, donde se ven tan dóciles, y no tener que ser Iker Casillas, por poner un ejemplo, y tenerlas que sacar cada tanto del fondo de la portería. Julio César, quizá el mejor arquero del mundo, las comparó con uno de esos balones que se compran en el supermercado.

El asunto es que el Jabulani es fabricado por Adidas, que ha hecho las pelotas oficiales desde 1970, y que más de una vez ha sido criticada por inventarse balones que hacen parábolas impredecibles. Al final terminan siendo un best seller en las tiendas de deportes. Se quejaron del Questra en el 94 porque era muy liviano (En especial Óscar Córdoba tras comerse ese gol de Hagi de larga distancia), y el italiano Buffon culpó al Fevernova de un par de goles encajados en 2002. Esta vez quiero ver cuál es el primer arquero que va a culpar a la pelota por un gol encajado.

Jabulani es una palabra zulu que quiere decir celebrar. Nunca antes mejor puesto un nombre; este balón está hecho para que en Sudáfrica se hagan más goles que nunca.

PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.