Al parecer los coroneles se han especializado en escribirme cartas. Recibo la siguiente del coronel que estaba al mando del escuadrón de alta montaña que cometió el supuesto error de la matanza de Jamundí. El coronel acusa ahora a los funcionarios de la policía que murieron, e insinúa que son ellos los que estaban haciendo algún trabajo sucio. Veamos:


"En su edición no. 1267 columna "opinión" del señor Héctor Abad Faciolince
vuelve y se aplica la filosofía de los muchos artículos que desde la edición
1256 viene aportando la revista semana.
Personalmente le manifiesto que ya estoy cansado de sus comentarios
denigrantes, ofensivos y faltos de soporte que vienen editando en el caso
Jamundí. Yo espero que este señor periodista tenga las pruebas y argumentos
necesarios para que sostenga jurídicamente que los hombres bajo mi mando le
hicieron un mandado a la mafia como allí lo afirma, y espero que tenga muy
claro y conocimiento real de los hechos para que repita al final del
artículo que "después de la carnicería de Jamundí...", faltando, como otros
periodistas, al respeto por un puñado de soldados que fatídicamente tuvieron
el infortunio de encontrarse con un grupo de policías de civil, en
cumplimiento de un procedimiento "no conocido" por las autoridades, tropas
ni patrullas de la zona y avalado con documentos falsificados dos horas
después de los hechos.
Le recomiendo que antes de escribir documéntese como lo hizo Juanita León
quien me visitó personalmente en su debido momento y si se escribe por
pensamientos del gobierno de turno.
Y como dice María Isabel, entretanto: seguimos esperando que la balanza de
la justicia se alinee y renazca la imparcialidad investigando la omisión,
falta de coordinación, procedimiento dudoso o mandado al narcotráfico por
parte de los miembros de la DIJIN en potrerito (V) aquel 22 de mayo de 2006.

Atentamente,

Teniente Coronel ® BAYRON GABRIEL CARVAJAL OSORIO
Ex Comandante Batallón de Alta Montaña No. 3



Para escribir mi artículo sobre las oscuras cosas que están ocurriendo dentro del Ejército Colombiano, me basé en lo que han publicado los periódicos. Uno de los problemas más graves del tema es, precisamente, que el Ejército no permite que nadie lo investigue por dentro. ¿Abren sus archivos, permiten que se les haga algún tipo de control, quién los vigila? Lo hacen ellos mismos, con espíritu de cuerpo.
Dejo escrita la versión de los hechos del coronel Carvajal, con la aclaración de que al menos hasta el momento los datos que se conocen indican que el batallón de alta montaña número 3 incurrió, como mínimo, en un uso excesivo e indebido de la fuerza. Llamar carnicería a lo que pasó en Jamundí no es ninguna exageración. Y alguien, al parecer, le estaba haciendo un mandado a la mafia. Según el coronel Carvajal, los del mandado eran los de la policía del general Naranjo, pero lo que se deduce hasta ahora es lo contrario. Al contrario de lo que dice el coronel, la fiscalía sostiene que algunos los policías fueron rematados con tiros de gracia, y estaban debidamente uniformados. Cuando la justicia tome una decisión definitiva, si el juez civil se atreve a tomarla (ahora está en una clínica de reposo), retomaremos el tema.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.