En la mitad de la calle se para un tipo de 23 años, con pelo chuto y largo, en un mediocre disfraz de Superman. Como el Hombre de Acero, pone sus manos en tasita alrededor de su cintura. Mira hacia el horizonte y de repente un policía lo agarra con fuerza, lo bota al piso y lo arresta.“Soy Superman, llamen al Gobernador”, dice. “Solo estoy cansado, Superman tiene mucho trabajo”.

El pasado 9 de julio, Maksim Katsnelson—23, residente del Bronx— y Frank Frisoli—de Maine— fueron arrestados por actuar sin licencia en la escena pública y por desobediencia cívica. (En esta ciudad hay que pedir permiso para actuar en público, sea con máscara o no, de superhéroe o con un grupo de Jazz. Hay que aplicar, pasar audiciones y llenar formularios para llevar a cabo un acto artístico o político en la calle. Recuerde, éste es un país libre.) El primer personaje encarnaba a Superman, con su trusa azul y capa roja, y el segundo a Batman, en su clásica armadura gris con negro. “Superman es un cobarde”, decía Batman a los niños extasiados al ver a sus superhéroes pelearse en el meollo del caos, el capitalismo y la publicidad universal, Times Square. Como se ve en el video tomado por un turista, Superman le dio el pecho al llamado de atención de la Policía (dicen que le pegó a una oficial) y fue arrestado.

Ayer, el Último Hijo de Kryptón volvió a aparecer en otro sitio insignia y caótico de la ciudad, Columbus Circle. De nuevo, no se sabe bien por qué lo detuvieron, pero Katsnelson se resistió y fue arrestado para ser sentenciado en la corte. “Estoy peleando por la libertad, por America”, gritaba el bufo. Un testigo le dijo a un blog de New York Magazine, TheDaily Intel, que el tipo “le sacó la lengua al oficial, le meneó el trasero y en general lo provocó mucho”. Sus papás lo recogieron en la corte y pagaron una fianza de mil dólares para sacarlo de la cárcel. Un reportero del New York Times lo fotografió al salir y contó que “Katsnelson se presentó como un defensor de los derechos humanos para protestar contra el autoritarismo”.

Superman sale con su madre de la mano y un espontáneo le pregunta en la calle, “¿De verdad es usted Superman, o es de un programa de Televisión?”. Superman no responde y se pierde con sus papás, con quienes va a tener una seria conversación en el camino a casa. Ahora lo que uno se pregunta es, ¿dónde rayos está Batman?

PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.