http://dailytarheelfashion.files.wordpress.com/2008/01/annie-hall.jpg


Este final de noviembre parece ser tiempo de recordar al Señor Manhattan, Woddy Allen. El jueves 19 el profesor de Columbia Jeremy Dauber dará una conferencia sobre la impresionante y a veces olvidada carrera de Allen como comediante en los años 60, y el lunes 27, Stuart Hample, el artista detrás de Inside Woody Allen, una serie de tiras cómicas sobre la vida cotidiana del director, dará una conferencia en la libraría de libros usados de cuatro pisos Strand Bookstore.

¿Pero por qué quedarse ahí? Uno puede, también, ir al Wall Street Racquet Club en el puerto 13 a jugar tennis, tal como hicieron Alvy Singer y Annie Hall el día que se conocieron. Acto seguido, tiene la opción de darse un paseo por el South Street Seaport, al pie del Brooklyn Bridge, lugar donde precisamente Alvy le revela su amor a Annie. Después puede coger un carro con alguna pésima conductora que se encuentre en el club y le ponga los pelos de punta por el FDR Drive, la autopista que rodea Manhattan por el Este. Quédese en la terraza del Sutton Square, desde donde se ve el Queensboro Bridge, para recordar la cita improvisada que duró hasta el amanecer entre Isaac y Mary en Manhattan. De ahí, justo dos cuadras hacia el noroeste, se encontrará con el Teatro Beekman, donde dos italianos reconocen al comediante Alvy Singer y lo hace pasar por un momento de completa histeria. Siguiendo hacia el oeste llegará al Central Park, donde, en el puente del lago de la 59, Isaac y Mary se encuentran con una tormenta después de haber empezado su cita con un supuesto "día soleado". Séptimo, vaya al techo del Empire Hotel para recordar la escena en que Alvy y Annie tienen su primera conversión sobre fotografía surrealista mientras ambos están pensado cuán idiotas se ven en frente del otro. Ya habiendo cruzado el parque, llegará a Zabar, el mercado judío donde Isaac le pide al carnicero que no le dé un pastrami azul. Ahí, cómase un pastrami azul, porque la posibilidad de que el carnicero le haga caso es una en un millón.


PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.