Sentado en un avión viajando hacia algún lugar, las probalidades de conocer a alguna persona suben sustancialmente.

Los temas de conversación pueden ser muchos. Negocios, lugares del mundo, gente conocida, experiencias personales, entre otros. A veces incluso ya se van desarrollando trucos introductorios que permiten  sin duda establecer un preludio  más suave y ameno.

Hace un tiempo se sentó al lado mío un señor de aproximadamente unos 50 anos.  Volaríamos varias horas juntos, razón por la cual comenzamos a hablar.

Poco a poco la conversación fue calentando motores y me contó que había sido un ejecutivo de una compañía multinacional de tecnologia pero que recientemente se había retirado.

Hablamos un poco de lo que había sido su vida laboral, un poco de la mía, hasta cuando de repente me dijo:

-He pasado por un tiempo de grandes cambios en mi vida. Hace unos meses me encontraron cáncer terminal y los médicos me han desahuciado. Me han dicho que me quedan aproximadamente tres meses de vida. Y la gran pregunta que he tenido que reponderme es: ¿Qué debo hacer con mis últimos meses de existencia?

Obviamente mi garganta hizo "glup".

No sabía si proseguir la conversación, si profundizarla o si quedarme callado.

Opté por continuar, pues había sentido una energía fluida. Me dijo que él tenía tres hijas viviendo en distintas ciudades y que su decisión ya la tenía tomada. Pasaría un mes con cada hija y luego esperaría solo su partida.

Qué pregunta tan profunda.

Me la he venido cuestionando. ¿Qué haría con los últimos meses de mi vida?

Siempre que tengo algún problema pienso en esta historia.

Ayuda a dar prioridades y a pensar en lo fundamental. Sin duda gastamos mucho tiempo en fenómenos y no en esencias.

Recuerdo haber oído al Dalai Lama decir que existen dos tipos de problemas. Los que tienen solución, que son la gran mayoria, y los que no la tienen. Por eso no dejes para mañana lo que puedas hacer hoy.

¿Y usted que haria con sus ultimos dias de vida?

PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.