A primera vista, Ana es una de esas tantas actrices mexicanas que hemos visto en horario de la tarde protagonizando una novela, pero si la detallamos, descubrimos que Ana es única. Su mamá quería que fuera reina del carnaval de Veracruz, donde nació. Ella, en cambio, se fue a Nueva York a estudiar inglés y cuando volvió a su ciudad entró a clases de actuación. Apareció en incontables novelas, culebrones mexicanos, pero no es por eso que se distingue sobre las demás. Se mudó a Los Ángeles cuando México le quedó pequeño. Hizo la voz de Vanessa en la versión en español de la película Bee Movie, protagonizó la película Nacho libre, firmó con la marca de cosméticos Cover Girl y cautivó a todos en Paraíso Travel. Muchas veces duerme desnuda y sueña que llega al set de grabación sin haberse aprendido el libreto. Nunca le ha ocurrido, pero seguramente le pasa cuando graba Cappadocia, una serie del canal HBO, donde encarna a Lorena, una mujer con la vida perfecta: dinero, casada y con tres hijos. Pero la historia toma un giro inesperado cuando ella descubre que su esposo le es infiel y en un ataque de ira se convierte en asesina. Si uno ha de morir asesinado, Ana sería el mejor verdugo posible.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.