Piedad bonnett
editorial nomos (punto de lectura)
134 páginas
¿Hace cuánto no se lee un libro de poesía? ¿De buena poesía? Es decir: no estamos hablando de Ángela Botero López, ni siquiera de Benedetti, que es tan buen cuentista como mal poeta, sino de esa poesía que a uno lo confronta con la vida, le hace pensar en la muerte, le ayuda a mirar por debajo la triste condición humana. Pues si lleva un largo tiempo sin leer un buen libro de versos, en buen momento está leyendo esta reseña porque acaba de salir el último libro de Piedad Bonnett, Premio Nacional de Poesía en 1994 y para muchos la mejor poeta que tiene el país. Todo el libro es excelente, pero brillan especialmente los poemas que retratan a personajes víctimas de la violencia (Bonnett narra nuestra realidad sin acudir a la poesía social: son versos meramente humanos) y los poemas finales que giran en torno al amor. Ser testigo de la cuidadosa y serena tristeza de una gran poeta hablando del amor, de la muerte y de la vida es el mejor alto en el camino que puede hacer este mes. Léaselo por la tardes y en completa soledad.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.