1. Arqueros, ilusionistas y goleadores, de Osvaldo Soriano: reúne todos los relatos de fútbol que publicó Soriano. Ahí está el mejor de todos: el retrato del mediocampista uruguayo Obdulio Varela, que nació, vivió y murió en la pobreza, pero que a punta de ingenio derrotó a Brasil en el 'maracanazo', la final de la copa del mundo de 1950.

2. Puro fútbol: todos sus cuentos de fútbol, de Roberto Fontanarrosa: los relatos de esta antología producen cierta risa que hay que tragarse más temprano que tarde. También en la compilación que hizo Alfaguara se encuentran estos tres textos geniales: 19 de diciembre de 1971, La observación de los pájaros y Lo que se dice un ídolo.

3. El miedo del portero al penalty, de Peter Handke: no se dejen engañar por el título, que es uno de esos tan buenos que pueden vivir sin un texto, pero no se pierdan esta extraña semblanza de un arquero retirado, Bloch, que fuera de la cancha ha perdido la conciencia de lo que está bien y la emoción ante la cotidianidad.

4. Fiebre en las gradas, de Nick Hornby: no hay que ser un hincha enloquecido para entender a ese fanático del Arsenal que lo sacrifica todo por la pasión que siente por su equipo. Y que muestra, en pequeños relatos, la vida que se vive por el fútbol: el delirio, la sospecha de que todo es una farsa, la imposibilidad de escaparse del siguiente partido.

5. El equipo de los sueños, de Sergio S. Olguín: un adolescente argentino, Ariel, se lanza a la búsqueda de la primera pelota con la que jugó Maradona en esta novela conmovedora en la que queda másque comprobado que no podemos escapar del fútbol, porque lo llevamos en la sangre como un anhelo de la infancia.

6 Cuentos de fútbol (antología), de Jorge Valdano: entre estos 24 angustiosos cuentos (de Benedetti, de Bryce, de Marías) se encuentra una joya redactada por el propio Valdano: Creo, vieja, que tu hijo la cagó.

7. Entre los vándalos, de Bill Buford: si uno quiere saber qué tan bajo puede llegar una manada de hinchas, sin caer en la tentación de condenarlos, las brillantes crónicas de Buford son el camino que hay que seguir.

8. El fútbol a sol y sombra, de Eduardo Galeano: se le siente a Galeano, en todas estas páginas de breves semblanzas, la nostalgia del que sospecha que la vida habría sido mejor si hubiera sido futbolista.

9. Fútbol: una religión en busca de Dios, de Manuel Vázquez Montalbán: una escalofriante recopilación de los textos de Vásquez sobre esa "nueva religión laica organizada para beneficio de las multinacionales y las televisiones".

10. Dios es redondo, de Juan Villoro: una suma de crónicas que se lee como una novela y que les explica a los que no acaban de entender por qué un hincha puede morir de un infarto durante un partido de su equipo.

11. Salvajes y sentimentales, de Javier Marías: circuló hace unos años esta brillante antología que le prueba al lector que detrás de la emoción de cada partido se encuentra esa estructura dramática que también nos acerca a las películas.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.