¿Cómo llegó a SoHo?

Fue cuando estábamos promocionando la película Paraíso Travel. Los productores y la agencia de prensa de la película contactaron a SoHo y de ahí surgió la idea de hacer una portada. (Mi vida después de SoHo por Natalia Durán)

¿Qué recuerda de las sesiones de fotos?

La primera vez fue con Pizarro. Fueron fotos muy candentes, pero también muy estéticas y hasta escribí un artículo que las acompañaba. Mi segunda vez fue con el fotógrafo Lucas Cristo, mi marido. Ahí mostré mucho más: fueron románticas, inspiradas en una actriz sola en su casa. De aquella vez me quedan amigos, buenos recuerdos y una relación entrañable con la revista, que hoy sigo teniendo.

¿Qué dijo su familia cuando la vio?

La verdad, no mucho, soy bastante independiente desde muy joven.(Mi vida después de SoHo por Natalia Betancourt)

¿Qué dijo su marido cuando recibió la propuesta?

Cuando salí la primera vez estaba sola, y para la segunda portada creo que surgió de la mano con la revista que el fotógrafo fuera mi esposo. No lo dudamos ni por un segundo; sabíamos que me iba a sentir cómoda, y el resultado fue espectacular: las fotos quedaron estéticas, eróticas y me mostraron como soy: una mujer sin Photoshop. Hoy sigo muy contenta por como quedaron.

¿Fue muy diferente la primera a la segunda vez que posó?

Sí. Cuando hicimos la primera portada me sentía insegura y no sabía cuál iba a ser el resultado. Además, el artículo que escribí y que acompañaba las fotos fue bastante lanzado para ese entonces. La segunda vez fue con Lucas, me sentí mucho mejor y me encantó el arte que acompañó las fotos.

¿Qué fue lo mejor de haber posado para SoHo?

Nunca me he considerado una mujer especialmente sexy. Eso significa que no voy por la vida sintiéndome muy atractiva ni me suelo vestir todos los días de manera provocadora. Así que lo mejor de posar para la revista SoHo fue comprobar que puedo ser muchas versiones de mí misma, y una de ellas es la de una mujer que disfruta mucho con todo lo que es: me gusta cada gramo de grasa, me gusta cada una de mis pecas, y aunque sea de un tamaño pequeño, puedo llegar a ser inmensamente atractiva para mí, y también para otros... por qué no. (Mi vida después de SoHo por Mónica Fonseca)

¿Volvería a posar para SoHo?

No lo dudaría. Pero esta vez me gustaría hacer algo más arriesgado o más salvaje, algo en exterior. ¿Nos agendamos para cuándo?

(Mi vida después de SoHo por Marilyn Patiño)

PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.