Tenía 15 años cuando le dijeron en una peluquería que podía ser modelo. Pero Andrea no se creyó el cuento al principio, le pareció una locura: pensaba que una niña casera como ella, de colegio de monjas, de las que nunca se copiaban, no se destacaría en sesiones de fotos y desfiles.

Un día, sin embargo, le pudo la curiosidad y se le midió a probarse en un par de agencias, donde quedaron descrestados con ella. Cómo no, si es una de esas mujeres con las que los hombres nos volvemos locos. Y, digámonos la verdad, quién no quiere verla, aunque sea, en un comercial.

Por fortuna, acá podemos disfrutar de toda la belleza —¡toda!— de esta bogotana que ha pasado por pasarelas importantes de Colombia, Francia, Argentina, Ecuador... Al principio no decía que era modelo, prefería que la vieran como la mujer que se crio oyendo a los Rolling Stones. Disfruta del ska y suele vestirse con pantalón negro, chaqueta de cuero y camiseta del clásico del punk los Ramones. Sentía, además, que había quienes la juzgaban por ser bonita. Pero eso ya no le importa y es capaz de enfrentarse, si es necesario, a algunos profesores prejuiciosos de Ciencia Política y Relaciones Internacionales, carrera de la que está a punto graduarse.
Por ahora, sin embargo, no quiere dedicarse ni a la política ni a las relaciones internacionales. Tampoco a la actuación. Su sueño es hacer una carrera en radio (de hecho ya hizo sus pinitos en la emisora virtual 7G Radio). Ojalá lo cumpla, así como muchos cumplieron, con estas fotos, el sueño de verla a ella como siempre quisieron, ¿o no? 

PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.