Catalina Yepes tiene 26 años, es diseñadora de interiores y ha sido una de mis mejores pacientes. Ella llegó a mi consultorio porque se había operado antes con otro cirujano pero no obtuvo buenos resultados: se realizó una liposucción tradicional y una mamoplastia de aumento con prótesis, pero una de estas presentaba una ruptura. Ahora quería marcar su abdomen y cintura, hacerse cambio de prótesis y levantamiento de senos y glúteos, pero no quería ningún tipo de cicatriz.

Yo soy médico cirujano con 12 años de experiencia a través de los cuales he operado a más de 7000 pacientes; además soy el presidente de la Sociedad Colombiana de Cirugía Láser y el director científico de la Clínica Colombiana de Obesidad y Metabolismo. Mi especialidad, en la que soy pionero en Colombia, son las cirugías láser y las cirugías no tradicionales. Así que decidí hacer lo siguiente: en el abdomen, una cirugía no tradicional que se llama lipólisis láser en la que se usa un láser de baja potencia a nivel subdérmico —justo debajo de la piel— para diluir los depósitos grasos y eliminar la fibrosis, y una marcación de los músculos rectos abdominales. En los senos, se le cambiaron las prótesis dañadas y se decidió reubicarlas a nivel retropectoral —que es detrás de los músculos pectorales— para que se vieran más naturales. Finalmente, a Catalina se le hizo una pexia mamaria láser y una pexia glútea láser: en estos procedimientos se hacen unas incisiones milimétricas, y se usa un láser infrarrojo de alta potencia que produce una gran retracción de la piel y de los tejidos causando así la elevación de senos y glúteos. El resultado está a la vista, vean estas fotos.

PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.