Glen Rice es el nombre del ex jugador de los Miami Heat, los Lakers de Los Ángeles, Charlotte Hornets y New York Knicks, entre otros equipos de la NBA, que tuvo el privilegio de vivir durante más de una década con esta cubanoamericana que nos dejó con la boca abierta. Hoy, luego de recorrer Estados Unidos siguiendo la carrera deportiva de su esposo, están separados y Cristina reparte su vida entre sus dos prioridades: sus tres hijos y la administración de su almacén de ropa en su natal Miami.

Su ritmo de vida bajó; ahora los días transcurren entre el trabajo y algunas tardes de playa con sus hijos (una niña de 9 y dos niños de 6 y 4 años). En la noche su premisa es gozar y deja que su ADN cubano fluya y se va a bailar, actividad a la que le dedica de tres a cuatro horas a la semana. Salir a comer es otra de sus pasiones, y ahí no se guarda nada: le encanta la comida cubana y la colombiana y, aunque usted no lo crea, mantiene esa figura sin necesidad de hacer dietas. Sin duda —salta a la vista— es una privilegiada.

Su rol de mamá lo tiene muy claro: la paciencia y dedicación han sido los pilares fundamentales para criar a sus hijos. Cualquier piropo se queda corto y ya se ha acostumbrado a eso. Cristina Rice, una mujer que lo tiene todo para estar en las páginas de SoHo.

PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.

Contenido relacionado