Vestir con productos de pastelería a la modelo Elizabeth Loaiza me pareció un reto muy interesante pero al mismo tiempo entré en pánico. Por eso le pedí el favor a una de las estilistas de alimentos más importantes de Colombia, mi amiga Mariana Velázquez, que me ayudara con este reto. Nosotros, los hermanos Rausch, hemos hecho con ella todos nuestros libros y sabía que solo si trabajábamos en llave podíamos hacer algo increíble, a otro nivel.

Desde el principio tuve claro que lo que quería era lograr que los diseños fueran muy colombianos, elegantes y que de cierta manera parecieran piezas de diseñador. Todo el tiempo supe que no quería nada recargado ni que la modelo pareciera como disfrazada para Halloween, sino todo lo contrario: que se viera sexy y al mismo tiempo contemporánea. Le dije entonces a Mariana que me parecería muy lindo si lográbamos una estética precolombina, inspirada en la época de El Dorado.

La idea era usar chocolate, caramelo y oro comestible con diferentes técnicas para lograr una producción única. Y así lo hicimos. Pero no contábamos con imprevistos como que fuera tan difícil utilizar el caramelo sin que se derritiera por las luces potentes y el calor del estudio. Lo bueno es que el resultado fue el que esperábamos: estas fotos espectaculares y muy originales.

PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.