¿Cómo llegó a SoHo?

La primera vez fui parte de un grupo de actrices que hicimos topless para que se aprobara la Ley Fanny Mickey, en beneficio de los actores. Y sirvió la estrategia. Luego, el director me llamó. Al principio no me pareció una razón suficiente, pero cuando me iba a lanzar al Concejo, dije: “Bueno, ¿por qué no? Si a los políticos deshonestos no les da vergüenza hacer campañas llenas de mentiras, ¿por qué a mí me va a dar pena posar para SoHo?”. (Mi vida después de SoHo por Mónica Fonseca)

¿Qué recuerda de las sesiones?

Recuerdo el calor humano y el frío de la locación. También, el profesionalismo de todo el equipo técnico, de la producción… todos. Fue un día maravilloso, aunque fueron doce horas en un estudio con mucho frío… ¡Pero el resultado fue espectacular!

¿Le dio algún tipo de pudor por la edad que tenía entonces, 45 años?

No sentí ninguna vergüenza ni pudor al posar. Primero, porque soy artista y el cuerpo es algo natural; segundo, porque la revista es la más elegante de Colombia y me sentí muy bien. El hecho de desnudarme a los 45 me hace sentir orgullosa. Hacer un desnudo a los 20 es muy fácil, y más en Colombia, con tantas mujeres preciosas, pero después de los 45 me parece que reivindica la belleza de la mujer madura. (Mi vida después de SoHo por Natalia Durán)

¿Qué dijo su familia cuando la vio?

“¡Ay, mijita, qué linda!”, me dijo mi mamá. Mi papá también me felicitó. Mis hijos estaban muy contentos. Mi familia en general ya está acostumbrada a tener una actriz y todos se sienten muy orgullosos. Mis hijos saben que su papá y su mamá son artistas y lo toman todo de manera muy natural.

¿Qué fue lo mejor de haber posado para SoHo?

Lo mejor fue perpetuar un momento de mi vida en que me sentía realmente maravillosa. Cuando salí en la portada de SoHo, estaba representando a la mujer de 45 años en Colombia, hermosa por dentro y por fuera. Fue una experiencia muy bonita. Para mí, las fotos son como obras de arte, porque quedan ahí, en el recuerdo, y quiero que la gente se acuerde de mí. Por eso, fue una cosa muy bonita que siempre agradeceré. (Mi vida después de SoHo por: Angélica Blandón)

¿Volvería a posar para SoHo?

Tal vez sí, en el sentido de que cuando una experiencia es linda, tú la quieres volver a vivir. Claro que hay que ver qué pasa con los años, porque ya cumplí 51… dejemos esto mejor así. Pero la sola pregunta me hace sentir muy querida y halagada.

PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.