Ninguna palabra en homenaje a J.Lo suena tan masculina y a la vez tan sincera como las de la canción Jennifer del estero, de los argentinos Illia Kuryaki: "Yo creo en Dios / pero es ella quien cura mis penas". Las razones pueden ser muchas, desde las musicales hasta las de un trasero que, es entendible, se encuentra asegurado por seis millones de dólares. Lo cierto es que la actriz y cantante ha ayudado a curar las penas de más de uno. Y más durante este año, que ha sido el suyo. Lo inició con el lanzamiento de Como ama una mujer, su primer trabajo en español del que se vendieron más de 800.000 unidades, y le está dando un interesante remate con el lanzamiento de El cantante, película que produjo y que protagoniza al lado de su esposo, Marc Anthony, sobre la vida del famoso salsero Héctor Lavoe, próxima a ser estrenada en nuestras pantallas grandes. Como si fuera poco, muy pronto estará a la venta Brave, su sexto álbum pop, un trabajo del que poco se sabe, pero en el que seguramente el talento nacional estará presente de nuevo, gracias a la producción del colombiano Jorge Reyes y a la participación de músicos de la escena urbana bogotana, como Urián Sarmiento, Oriol Caro y Angélica Gámez. Como quien dice, J.Lo es la prueba viviente de que se puede vivir a la vanguardia, y no necesariamente por asuntos de retaguardia.

PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.