¿Por qué decidió estudiar en la Nacional?
Porque además del reconocimiento académico, tiene un ingrediente adicional para la formación: el contacto con la gente. Cuando pasé, estuve superdecidida y muy feliz.

¿Cómo es estudiar en la Nacional?
La Universidad Nacional es un país pequeño: hay gente de todos lados y de todas las clases sociales. Las mismas dificultades que se viven en Colombia se viven en la Universidad. Allá también hay problemas de democracia y de seguridad... pero la diferencia es que en la U sí se discuten.

¿Qué tiene la “Nacho” que no tienen las otras universidades?
Que es un ambiente muy activo en materia de actualidad; todo el tiempo la gente se entera de los acontecimientos del país. Además, la universidad es grandísima y tiene muchos programas académicos, entonces uno no está solamente con abogados todo el día, que es lo que me parece aburrido de otras universidades donde estás solo en la Facultad de Derecho, o hay solo cuatro facultades.

En la Nacho uno está todo el tiempo con gente de artes, de música, de geografía, de todos lados. Y cualquier conversación da para muchísimas cosas.

¿De qué tendencia política es usted?
De izquierda.

¿Qué es lo que más le gusta de la izquierda?
Que hay una inquietud por cuestionar cosas que nadie cuestiona, como el sistema político, el sistema económico y los modelos de desarrollo. La izquierda permite ese tipo de debates, en especial aquellos en términos de justicia.

¿Qué le concede a la derecha?
Las personas que pertenecen a la derecha generalmente tienen más recursos para invertir en su propia educación. Uno ve los problemas que se pueden presentar en la falta de preparación a nivel administrativo de muchas personas de la izquierda, pues no tienen conocimientos técnicos eficaces y efectivos. En la derecha de pronto hay más posibilidades en ese sentido, porque hay más desarrollo académico y técnico.

 ¿Usted participa en movimientos sociales o políticos?
Lo he hecho, pero más en relación directa con la Universidad, como en las marchas en contra de la Ley 30. Pero realmente no he tenido una participación tan activa como otros compañeros.
¿Y qué piensa de los encapuchados?
Ellos pertenecen a movimientos políticos de distintas inclinaciones, no solo de la izquierda. No es una cosa de blancos y negros. Se les ha criticado mucho por la violencia, pero no es solo eso; es una violencia que considero insignificante, dirigida a algo, de manifestación, y me parece una violencia incluso constitucional, es un derecho de huelga. La destrucción de bienes resulta insignificante comparada con la discusión de trascendental importancia que se trata.

¿Cómo fue desnudarse para SoHo?
 Al principio dije que no. Bueno, les dije que habláramos, pero no sabía. No quería. No me considero modelo y no aspiro a nada de eso. Además, el tema político de la revista me distanció porque no soy un ícono de la universidad en términos de activismo político. Pero luego lo pensé más tranquilamente y me animé, porque soy bailarina y me pareció interesante porque trabajo con mi cuerpo.

¿Qué le dijo la gente?
No le comenté nada a nadie. En mi familia no acostumbran a ver la revista y si la ven, ya habrá una discusión que zanjaré.



PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.