Llevo 19 años ejerciendo como médico cirujano plástico. Escogí especializarme en eso porque me parece un campo muy versátil, que reúne una serie de requerimientos que son exigentes, entre ellos, un profundo conocimiento de la cirugía en general, integrado con la afinidad de las artes plásticas y la morfología humana. Las cirugías que más me gusta hacer son las de nariz, senos y nalgas, pero mi práctica es variada, hago de todo. En mis años de experiencia, escogí a Johana Rojas como mi mejor paciente, y aquí la presento.

Johana tiene 23 años y la conozco desde hace mucho tiempo, cuando fue a consulta para operarse los senos. Estaba en esos momentos actuando en Padres e hijos. Después no la volví a ver durante algún tiempo, hasta principios de este año cuando volvió a mi consultorio. Johana es una paciente descomplicada que tiene un sueño muy claro, el de convertirse en una actriz reconocida. Sabe que es importante registrar bien, motivo por el cual fue a la consulta. Su problema era que se le veía la nariz larga en los castings, y le faltaba un poco de curvas en su cintura y nalgas. Así que corregí el defecto facial y le realicé una lipoescultura en ambas zonas. Después de la cirugía se hizo unos masajes para desinflamar el área de la lipo, y muy juiciosa tuvo que ponerse una faja especial. El pronóstico de sus cirugías era muy bueno, porque ella siempre ha tenido una piel espectacular y en general es muy bonita. Además, esos procedimientos son los que más disfruto en el quirófano. De hecho los haría gratis si no tuviera que pagar la luz y el agua. Johana siempre ha sido muy segura y relajada, pero me da la impresión de que se siente más linda y sexy, además no para de sonarle el celular, debe ser que tiene muchos pretendientes.

PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.