No recuerdo exactamente cuándo conocí a Katty Guzmán, pero sé que fue hace mucho tiempo. En mi archivo cerebral ella está guardada en una carpeta especial que se abre automáticamente cuando se conecta con palabras como coraje, valor, concentración, roca, montaña, cojones, ternura y mal genio. Katty, con sus apenas 1,60 centímetros de estatura y 43 kilos de peso, es una mujer de mirada dulce y un alma buena y sincera como la que más. Tiene 33 años y se destaca por esa honestidad obsesiva que no le permite guardarse nada, y por eso hace que a veces parezca la cuerda tensa de un arco siempre a punto de dispararse, algo poco común en una sociedad taimada como la nuestra dada a la excesiva diplomacia, la hipocresía y la mentira piadosa. 

Por eso, cuando me dijeron que una de las escaladoras y montañistas más completas del país iba a posar desnuda para esta revista me pareció, por decirlo de alguna manera, extraño, maravilloso. Una mujer absolutamente natural, cuyo cuerpo se ha templado a fuerza de intentar ser digna de las paredes de piedra que ama, digna de la naturaleza salvaje que habita, lejos de los gimnasios, el maquillaje o la cirugía. Katty en SoHo puede ser tan rara como una teta de silicona o un culo falso en una pintura de Gauguin. No tengo nada en contra de las cirugías, la mayoría de las mujeres que llenan estas páginas las tienen (muchas de ellas me trasnochan), y a muchas les quedan divinas, a otras exageradas y a otras impostadas. Es cuestión de gustos, pero diría que cada día me inclino más por lo natural.

Katty es mi amiga y parcera, pero sería totalmente falso y solapado si no admitiera que más de una vez, al verla escalar con esa fuerza y fluidez que despierta admiración y respeto, me ha despertado malos pensamientos. Al verla con esa cabeza fría y esa paz interior con las que es capaz de ascender, a veces sin cuerda, por verticales de roca de 100, 200, hasta 400 metros que me conste, en donde la más mínima falla implicaría una caída mortal hacia el vacío, sería mentira si dijera aquí hoy que su cuerpo, sus ojos y su sonrisa y verla en acción no es absolutamente sexy. Su valentía al borde del abismo es excitante, su fluidez y la estética de sus músculos estimulan ciertos instintos y su personalidad metida en ese cuerpo hermoso y diminuto intimida y provoca al mismo tiempo. Gracias, SoHo, por hacernos realidad esta fantasía a propios y extraños de la aventura, en medio de las famosas piedras de Suesca. 

¿Cómo diablos la convencieron de quitarse la ropa? Esa es, precisamente, mi primera pregunta: ¿por qué lo hizo?

Primero, porque pienso que tengo un cuerpo armonioso gracias al deporte y que sería bonito mostrarlo, pero también por mi amigo Sebastián, un escalador venezolano, que se llevó la montaña hace unos años y con el que siempre hablamos de hacer alguna vez algo artístico en la roca: tal vez una fotos con telas y varios cuerpos desnudos. Cuando me lo propusieron pensé en él, y eso finalmente inclinó la balanza.

Sé que eso es cierto, pero también sé que es pragmática y que haría casi cualquier cosa para poder alcanzar las cumbres que persigue. ¿Será esta una buena vitrina para encontrar un patrocinador de sus expediciones?

Sí, estoy segura.  

Usted fue una de las tres colombianas que llegaron a la cumbre del Everest, la montaña más alta del mundo, pero sé que este no ha sido el más difícil ni mucho menos el más ansiado de sus desafíos. ¿Cuál ha sido ese que le ha costado más trabajo y cuál el que sueña conquistar?

Hablando de paredes, he intentado tres veces escalar el Fitz Roy, en la Patagona argentina. No ha sido posible escalarla aún, pues el clima es un factor demasiado fuerte allá. Puedes estar dos meses enteros esperando una buena ventana y puede que nunca llegue el momento. La que sueño conquistar es la Torre del Trango (Pakistán), es como el Everest pero en pared: tiene más o menos 1300 metros y su cumbre es de 6400 metros. Ningún colombiano lo ha logrado. 

¿Qué opina de las tetas de silicona, las inyecciones en el culo y los abdominales de mentiras?

Aunque me gusta más lo natural, pienso que es libre reformar el cuerpo y quienes tienen las posibilidades de hacerlo, pues que lo hagan. Aunque en mi concepto tener un cuerpo armonioso no significa solo la parte externa, la parte interna —nuestro organismo— debe estar saludable para que la externa luzca también armoniosa y saludable.

¿A qué edad empezó a escalar, quién la llevó, cómo llegó a la roca?

Cuando comencé la universidad, a los 19, me invitó un amigo con el que estudiaba, y fuimos a Suesca. Me encantó al instante. ¡Fue impresionante! Aún recuerdo cómo sentí, de manera tan clara, que esa era mi esencia.

¿Es verdad que habla varios idiomas y que abandonó su carrera en la Javeriana por la escalada?

Hablo ingles y francés, y abandoné la carrera de Ecología pues cuando comencé a escalar me centré tanto en esto que fui muy mediocre en el estudio. Pasaron varios años para tomar una decisión definitiva. Pero básicamente considero que la mediocridad es pérdida de energía, la vida pasa rápido y a eso no vinimos. 

Qué prefiere una mujer como usted: ¿un orgasmo múltiple o una buena escalada?

Aunque las dos son necesarias para mí, prefiero una buena escalada, pues me llena de satisfacciones más profundas, que duran muchísimo más que un orgasmo.

¿Ha tenido alguna aventura carnal en uno de esos lugares a los que solo llegan mujeres como usted?

Aunque suene muy ñoña, creo en el ahorro de la energía y creo que el sexo desgasta tu energía interna. Y cuando estoy en algo que me apasiona y me desafía, me centro en mi objetivo. 

Cómo es una mujer tan guerrera como usted en la intimidad: ¿agresiva, tierna, insegura, exigente?

Creo que cada situación provoca una actitud diferente, pero solo sé que agresiva no soy.

¿Mucho deporte y una excelente condición física son un buen afrodisíaco? ¿Cree que los deportistas consumados tienen mejor desempeño?

Mmmm… tal vez, pues por lógica diría que sí, pero debe haber casos de casos.

¿Puede un escalador vivir del deporte en Colombia?

Yo tengo varias entradas, soy dueña de un hostal llamado El Vivac, que es muy visitado por escaladores de todo el mundo. Doy clases de escalada, conferencias motivacionales y trabajo en salidas de campo con niños de varios colegios del país. Es difícil como deportista vivir acá, no hay mucho apoyo. Pero por lo menos he logrado que todo lo que hago tenga relación con la escalada.

¿Un deporte tan exigente y a veces arriesgado le ha costado algún sacrificio en su vanidad y feminidad?

Claro, aunque creo que la vanidad va por dentro... Igual, la montaña y la roca me han dejado marcas, la piel de las mujeres es superdelicada y con cualquier roce, ¡pum!, sale un morado. A veces, en temporadas de bastante escalada, he tenido las piernas como las de un futbolista. Y mis manos no son las más femeninas…

¿Se maquilla? ¿Se pinta las uñas? ¿Se hace la cera? ¿Se afeita las axilas? 

Pues claro, como toda una chica, me gusta estar bien arreglada cuando es necesario. No mucho maquillaje, solo lo justo. Las uñas, difícil que duren con la escalada, pero a veces lo hago. Los pelos, claro que me los depilo, me gusta ser mujer y siempre ser femenina. No me gustaría volverme un marimacho solo porque tengo fuerza.

¿Qué es eso que le ha dado la escalada y por lo que ha dejado todo lo demás?

Como le dije antes, en la escalada conocí mi esencia. La escalada me ha llevado a lugares únicos en este planeta y además me ha dado la oportunidad de compartir con amigos de muchos lugares diferentes.

¿Cree que la competencia entre las mujeres que escalan es tan feroz y caníbal como en el mundo de la actuación o el modelaje?

Seguramente. Las mujeres somos difíciles y territoriales, pero nunca he competido en la escalada, prefiero que sea mi competencia interna de ser cada vez mejor, que no haya un limite sino que siempre haya más.

¿Qué diferencia hay entre una mujer que se clava cuatro horas al día en un gimnasio para ser diva, y la que entrena cuatro horas diarias para ser la mejor deportista?

No puedo hablar de una diva pues no conozco, pero pienso que clavarse en un gimnasio cerrado para mantener un cuerpo para los demás no es tan divertido como entrenar para fortalecer y ser cada vez mejor en el deporte que se practique.

¿Tiene novio? ¿Cómo los prefiere, escaladores o del común?

Novio… en el momento no. Escalador o del común, lo importante es que comparta mis sueños y yo los de él.

¿Con quién prefiere escalar, con hombres o con mujeres y por qué? 

He podido escalar con solo hombres y con solo mujeres, y hay bastante diferencia. Ambos son de mi preferencia. Una superdiferencia es que la mujer es mucho más planeadora y estratégica para evitar malos ratos después. Por ejemplo, comienza más temprano para que no tengamos que pasar luego una noche helada por ahí. Somos las que llevamos el cepillo de dientes, pensamos en la comida, entre otras cosas. 

¿Qué le pasa por la cabeza cuando escala sin cuerda o en una ruta de precaria protección? ¿Siente miedo? ¿Cómo lo controla?

Cuando escalo sin cuerda no pienso, es la unidad de tu ser (la mente, el cuerpo) con la roca y el ambiente. Cada paso, cada movimiento es exacto, es una homogeneidad de todo. Si sientes miedo es mejor no hacerlo. El que piensa pierde. 

¿Hay escaladoras que admire especialmente?

A Lynn Hill, es fuerte y disciplinada. Ha liberado rutas que a muchos hombres les ha costado. Es un ícono de la escalada. Pero admiro a toda escaladora que haya decidido vivir y motivar a otras con la escalada.

¿Qué le gusta a una mujer como usted, qué la seduce de un hombre, qué la enciende?

No sé, la sinceridad y la espontaneidad. 

¿A qué hombre le gustaría ver desnudo en SoHo Mujeres?

Esta sí te la quedo debiendo pues no se me ocurre nadie…¡Tú! ¡Tú! ¡Tú!

Dígame su película y su libro favoritos…

Tengo varios libros que me gustan mucho, me gusta en general la novela policíaca, me encanta como escribe John Katzenbach y otro que recuerdo siempre mucho es Ami, el niño de las estrellas. Y de peli, tengo dos que me fascinan: la primera, No te mueras sin decirme a dónde vas, de Eliseo Subiela, y Natural Born Killers.

Una cita o a una frase que la hayan marcado…

Ganar es algo que debes lograr tú solo, por ti y para ti; y una vez que lo logres, nadie podrá quitártelo jamás.

PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.