Laura tiene 23 años, estudió Derecho en Bucaramanga, su ciudad natal, y se podría decir que tiene por hobby preparar cocteles. Hace unos años, una amiga le pidió el favor de reemplazarla durante una noche en la barra de un bar, sirviendo tragos y cobrándolos. El asunto le quedó gustando tanto que, más temprano que tarde, aprendió el arte de mezclar licores, frutas y demás (mixtología, se llama). Con el paso del tiempo logró pulir tanto sus habilidades que empezó a recomendar y preparar cocteles de acuerdo con los gustos particulares de cada cliente, y a hacer una que otra pirueta con las botellas (flair bartending, se llama). Todas las noches de los fines de semana trabaja como bartender en La Disco, y de día se dedica a ejercer su profesión como abogada. De vez en cuando le queda tiempo para hacer fotos y comerciales de campañas publicitarias pero lo suyo parece ser —y quisiéramos creer que es así— la barra. Por talento y porque es en ese lugar donde mejor podemos disfrutar de su belleza.

PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.