Con Liliana, cualquier intento de descripción se queda corto ante tanta belleza exterior. Por eso, para ser equilibrados, mejor empezar por su interior. Diseñadora gráfica de profesión, su carrera no fue impedimento para estudiar Cocina y convertirse en chef, además de enóloga y bartender, sus verdaderas pasiones.

Como siempre fue más allá, no solo aprendió el arte del malabarismo con botellas y cocteleras, sino que también se dedicó a abrir sus propios restaurantes —Cielito lindo y Müji, en Bogotá— y asesorar el montaje de otros. Fue así como diseñó las cartas, capacitó el personal y creó la logística de negocios en Cartagena, Villavicencio y la capital, experiencias que le sirvieron para consolidarse como una experta en la materia. Y justo cuando se estaba apartando un poco de su vocación para concentrarse en su profesión, la llamaron del recién abierto Hooters para que fuera su hostess.

Bien es sabido que todo buen lugar requiere de una cara linda que lo represente. Y como ella es más que eso, cambió las frías oficinas de una empresa consultora por las agitadas noches del famoso bar. Si se la llega a encontrar en la puerta y no sabe qué decirle, le podemos anticipar que lee novelas de Mario Vargas Llosa, su autor de cabecera, que le encanta Pink Floyd y que prefiere el cine independiente al de Hollywood. Sus cocteles favoritos son el Apple Martini y el Mojito, y —solo por si acaso— su horario laboral es de lunes a sábado de 12:00 a 5:00 p.m., y los viernes hasta las 11:00 p.m., en la calle 85, media cuadra abajo de la carrera 11. ¿Curiosidad por verla en vivo y en directo?

Vea el detrás de cámara



PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.

Contenido relacionado

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.