Lina es bogotana y trabaja como bartender y hostess de Corazón, una discoteca crossover del norte de Bogotá. Para ella, un típico día de trabajo comienza a las 9:00 p.m., con el inventario de la barra, para luego recibir a los clientes que empiezan a llegar hacia las 10:30. En el transcurso de la noche su cara llama la atención desde atrás de la barra, mientras sirve los tragos y las botellas que las mesas van pidiendo. Entonces, ya al filo de las 12:00, ocurre aquello que todos los que la han visto estaban esperando: Lina y otras dos compañeras se suben a la barra a bailar, y es justo en ese lapso que los hombres se dan cuenta que ella no solamente es una cara bonita; también tiene un cuerpo increíble. Y como si la perfección fuera fácil de encontrar en cualquier bar, Lina es, de bonus track, inteligente. Cursa octavo semestre de Comunicación Social en la Universidad Sergio Arboleda y ha trabajado desde los 15 años en eventos, protocolos y, por supuesto, en bares y discotecas. Y todo esto se debe a que le gusta la independencia. Y nosotros se la aplaudimos. Al fin y al cabo, gracias a ese espíritu es que uno encuentra mujeres tan perfectas dispuestas a servirlo a uno en todos los rumbeaderos colombianos.

Vea el detrás de cámara

PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.

Contenido relacionado

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.