Cuando vino de visita a Bogotá, a ser una observadora más del Festival Iberoamericano de Teatro, se enamoró enseguida de la capital. No lo pensó dos veces, porque supo que era la ciudad perfecta para comenzar su carrera como actriz. Apenas se graduó del colegio se dio cuenta de que quería dedicarse al arte de ser otra persona. Fue más de “loca”, como dice ella misma, que empezó sus estudios en la Universidad del Valle. Al llegar a Bogotá, siguió año y medio en la Casa del Teatro Nacional, donde participó como estudiante en tres obras. Y hace seis meses entró a la escuela de Casa Ensamble. Ser tan fresca y descomplicada le permite decir que no tiene una pasión enfocada únicamente en el cine, la televisión o en el teatro. Siempre y cuando pueda actuar, está feliz. Aunque también hubiera podido ser bióloga, porque es amante de los animales, y le gustaría tener un refugio para perros algún día. Por ahora tiene dos, uno que recogió en México y otro más, que la acompañan cuando no sale de rumba o cuando no está con su novio. Como buena estudiante, le gusta leer, sobre todo a Baudelaire y a Calderón de la Barca. Así que si alguna vez quiere hablar con ella, le dejamos ese dato. Mientras tanto, disfrute estas fotos.

PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.