Que Chávez en Venezuela
se está armando, que su selección cenicienta de fútbol nos ganó y por ese error no clasificamos al mundial, que hay unos que se pasan la frontera por la faja. ¿Qué importan la política, el fútbol o la cartografía cuando uno ve a esta venezolana? Un pito. Por sus 24 años, 1,75 de estatura, el contraste de su tez blanca y su pelo oscuro, su éxito en las pasarelas y la moda, su cuerpazo y semejante escote cualquiera de nosotros se nacionalizaría venezolano y hasta cogería a besos el pasaporte. El problema sería lograr estar a la altura de María Luisa Flores. Lleva 7 años en el modelaje, es una de las más reconocidas y consentidas modelos latinoamericanas (la tiene reclutada la agencia Model Managment), ha hecho campañas con BMW, Touché, Palmolive Citrus, Evon, Clight, Fedco y ha sido portada de revistas como Vanidades, Freudin, Elle, Fucsia, En Forma y, claro, ya la hemos tenido en las páginas de SoHo y no nos cansamos de tenerla así sea en esta sección, como abrebocas.
Diseñadores de la talla de Silvia Tcherassi, Hernán Zajar, Ángel Sánchez y hasta Oscar de la Renta han tenido el privilegio de mostrar sus diseños sobre el cuerpo de María Luisa. Con todo esto y su físico ya resulta intimidante hablarle, así que habrá que ir venciendo la timidez acostumbrándose a su belleza. Viéndola en FTV Beach Playa del Carmen (México) durante los desfiles y producciones fotográficas que realizó para los dos especiales que serán emitidos durante noviembre. Ahí le queda el dato para que se programe.

PAZ VEGA

Entró en un bar de tapas en Sevilla. La "chica" de la barra lo miró con esos ojos profundos, casi negros, y le dijo: "¿Qué tomas, tío?". Usted podría jurar que fue Paz Vega, cuando cinco años más tarde la ve absolutamente desnuda en Lucía y el sexo. "Nahh, imposible", se responde en voz baja. Muy posible, le corrobora SoHo. La femme fatale con nombre de hija de hippies (Paz Campos Trigo) tomó el apellido de su abuela y después de olvidarse del periodismo y del deporte, ingresó al Centro Andaluz de Teatro para prepararse como actriz. Mientras iba de audición en audición para conquistar las tablas, la televisión y el cine, fue mesera de varios bares. Fue justo ahí cuando posiblemente se la topó. Lástima que ahora, después de éxitos tan rotundos como Lucía y el sexo, Hable con ella y El otro lado de la cama, ya no haya peligro de volvérsela a encontrar ni por las curvas. Para volver a verla no tiene más remedio que ir a ver la película Carmen, dirigida por Vicente Aranda, que estará en carteleras desde noviembre. Si Carmen no le suena familiar para nada, entérese de lo que significa el personaje mítico de Mérimée para la ópera, la literatura y el cine. Aplaudimos que Paz asegure que le resulta más fácil hacer un desnudo o una escena de sexo, que una escena de mucha tensión dramática, pero eso sí: esperamos que no le dé por incursionar en Hollywood a la loca, sino estudiando bien los papeles que acepta y recordando eso que alguna vez enfatizó: "No soy la 'nueva' Penélope Cruz".

PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.