La veterinaria más bella de Colombia
Sara Jaramillo no quiso ser ingeniera ni diseñadora y mucho menos modelo. Supo desde niña que lo suyo era trabajar con animales. Aunque nunca le hicieron falta las muñecas, los juegos que más recuerda fueron siempre con las mascotas que tenía en la finca de su padre. Por eso, lo primero que hizo al salir del colegio fue inscribirse en el CES para estudiar Medicina Veterinaria y Zootecnia.

También es especialista en Gerencia Administrativa de la Universidad del Rosario y con ese conocimiento se aventuró a fundar Vital, una de las pocas clínicas veterinarias de especialistas que funcionan 24 horas en Medellín. Allí pasa la mayoría de su tiempo, incluso hace turnos hasta de 36 horas, ofreciéndoles el mejor servicio de salud a los animales, pues considera que estos, al igual que los humanos, "tienen derecho a la salud con atención pertinente e inmediata".

Vive con La Mona, una perra que dejaron abandonada, amarrada a un poste de energía y que llegó moribunda al albergue donde hacía sus prácticas profesionales. Esa es una de las razones por las que planea montar un albergue para animales que difícilmente tendrían oportunidad de ser adoptados o reinsertados a su hábitat. Mientras eso pasa, se toma el tiempo para explicarles a los dueños de mascotas que la solución para suspender el dolor de un animal aquejado por una enfermedad no siempre es la muerte, les manifiesta que existen tratamientos y que su calidad de vida mejora. "Solo hay que tener paciencia", dice.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.