Es modelo 87, nació en Bogotá, aunque es de ascendencia caleña y paisa. Es la menor de seis hijos, entre ellos la ex reina y actriz Carolina Gómez, pero lo que ha hecho famosa a Sylvana Gómez no ha sido nada de lo anterior sino su desparpajo para hablar de sexo en la emisora más importante de Colombia: La W Radio.

Allá se ha convertido en la mujer de la móvil; la que consiente a los oyentes con beneficios; pero, por encima de eso, en la voz que llena de picante el exitoso programa de Mujeres W.

Participó en Señorita Bogotá y de ahí pasó a trabajar en Citytv, y presentó Radio City con Martín de Francisco, Diego Camargo y Antonio Casale, y donde también participó en programas como Bravísimo y Nickneim.

SoHo consiguió sentarla por unas horas para que confesara sus gustos sexuales y para que posara para esta serie en la que se peleó a muerte con el brasier.

¿Por qué le gusta hablar tanto de sexo al aire?

Nunca he tenido prevención con ese tema. Desde niña lo he visto como algo natural, no le veo misterio.

¿Y su mamá no la regaña cuando la oye en La W?

Tiene prohibido oírme para que no se escandalice.

¿Usted estudia Comunicación, verdad?

Sí, en la Central.

¿Y allá no le dicen nada?

No, en la universidad nunca me han dicho nada, afortunadamente.

¿Qué le dice su novio cada vez que habla de sexo anal y otros asuntos semejantes en el programa?

No tengo novio, terminé hace poco.

¿Y anda muy entusada?

Lo normal para ser mi novio de toda la vida, con el que duré siete años y con el que perdí la virginidad.

¿A qué edad la perdió?

Cuando tenía 16 años. Fue algo muy normal. Muchos podrían pensar que la perdí a los 13, pero no fue así. Yo me gradué del San Patricio y cuando me gradué había más niñas vírgenes en once que de décimo para abajo.

¿Cómo fue esa primera vez?

Entre los dos siempre hubo mucha química y por eso me sentí bien. De alguna manera es doloroso, pero fue rico. Nos conocíamos desde hacía mucho tiempo y por eso estuvo bien.

Vamos a tratar de confesarla con el mismo desparpajo con el que usted habla de sexo. Comenzamos con las películas porno: ¿con qué frecuencia ve porno?

Lo que se conoce como soft porn a veces me parece cómico, esas series como Emmanuelle que pasaban por The Film Zone son un poco cursis. Pero porno-porno he visto varias veces, a veces sola, a veces acompañada.

¿A una mujer le parece excitante ver porno?

Claro que sí. Tendría que ser de palo para decir que no. Claro que a mí, al menos, me gustan más las escenas lésbicas que las de burdas penetraciones de un hombre contra una mujer. Cuando hay dos o más mujeres me parece mejor: me parece más sensual ver dos mujeres cuando se miran, cuando se tocan; el cuerpo de la mujer es bello por naturaleza mientras que el hombre es mucho menos sensual. Y por eso me excita ver más una escena lésbica.

¿Le gusta ver porno sola?

No es que lo haga con frecuencia, pero de vez en cuando lo hago y funciona.

¿Qué tanto se masturba?

Me gusta mucho masturbarme, pero no sabría decir cada cuánto. Solo sé que lo hago cuando me dan ganas y ya.

¿Y para eso usa vibradores?

Nunca los he usado.

¿Por qué?

Por nada especial, seguramente algún día use uno pero todavía no he comprado el mío. ¡Necesito que me lo regalen!

¿Qué tanto hablan sobre la masturbación las mujeres? ¿Lo comentan con sus amigas, por ejemplo?

No. Al menos no yo. Es curioso porque el tema está implícito pero no es que yo les pregunte: "¿Cada cuánto te masturbas?". De hecho, muchas hablan de sus vibradores y creo que ahí ya está dicho que sí lo hacen.

¿En qué piensa una mujer cuando se masturba?

Hablo por mí: en momentos míos teniendo sexo, en momentos que me hayan gustado mucho, que ya haya vivido. Nunca pienso en un tipo "inalcanzable" o en polvos que no han ocurrido.

Hablemos de posiciones. ¿Cuál es su favorita?

Yo arriba. Es delicioso.

¿Le gusta el 69?

De uno a diez, ocho.

¿Y en cuatro?

¡Diez!

¿En el agua?

Ocho.

¿Luz prendida o apagada?

Prendida.

¿Y en sitios raros?

Ya ve que tengo algunos en los que no lo he hecho y me gustaría. Un carro, por ejemplo. O en la playa pero sobre una manta, no sobre la arena.

¿Y en qué lugares raros sí lo ha hecho?

En el baño de un bar que ya no existe pero que quedaba en la 15 con 96. Fue una rumba perversa, y estuvo muy bueno.

¿En el de hombres o en el de mujeres?

En el de hombres. Es más fácil hacerlo en un baño de hombres que en el de mujeres porque los hombres entran y salen más rápido, mientras que las mujeres se demoran, se miran el espejo, hablan, entran con la amiga.

¿Algún otro sitio extraño donde lo haya hecho?

Lo hice una vez en la puerta de mi casa, en las escaleras de un cuarto piso donde en cualquier momento algún vecino podía aparecer.

¿Y en un avión?

No, me parece incómodo. Preferiría en un aeropuerto.

¿Y en un ascensor?

Sí he hecho cosas, pero nunca hasta el final.

¿Entonces sus fantasías son más de lugares que de hacer cosas raras?

Sí. La verdad no me veo en un bar swinger, por ejemplo. No tengo nada contra eso, pero no me parece nada especial.

¿Y un trío?

Lo alcancé a pensar. Lo hablé mucho con mi novio pero nunca me convencí. Es más una fantasía de hombre que de niña.

¿Pero lo haría para complacer a su pareja?

No sé. Tendría que darme mucha confianza la mujer y que también haya química sexual.

¿Qué es lo más lejos que ha llegado con una mujer?

Me he dado besos. Tenía una amiga que cada vez que se emborrachaba le daba por darme besos y a mí eso no me afecta. Me da risa ver cómo los hombres se enloquecen con eso.

¿Por qué cree que dos mujeres es la máxima fantasía masculina?

Las mujeres somos más sensuales y a los hombres les gusta ver la sensualidad que no tienen. Creo que es eso, dos cuerpos desnudos, de dos mujeres tocándose, es muy sensual, eso excita a cualquiera.

¿Quién besa mejor: un hombre o una mujer?

Un hombre. Una mujer es más sexy, pero a mí me gustan los hombres.

¿Pero al fin qué? ¿No la excitan las mujeres?

Muchísimo, a veces pienso como hombre y puedo ver una mujer y morbosearla y excitarme viéndola. Una mujer puede producir muchos malos pensamientos en mi cabeza. Pero prefiero los hombres.

¿Cuál mujer le parece excitante?

Hay una a la que se lo daría de una: Angelina Jolie.

¿Y de Colombia?

Ana Sofía Henao en la valla de Cristal Oro era una diosa dorada. Yo me acuerdo de esa foto y me produce de todo.

¿La conoce personalmente?

No.

¿Y qué otra colombiana?

María Fernanda Yepes es una mamazota y tal vez Flora Martínez, pero como la recuerdo en Rosario Tijeras.

¿Y ha pensado en un trío pero con dos hombres?

Prefiero con otra mujer antes que con dos hombres.

¿Cuál es la parte más sensible de su cuerpo?

El cuello y la espalda. Incluso si no estoy tirando y me dan un beso bien dado en el cuello, ahí empiezo a perder al año.

¿Y las tetas?

Claro, pero tampoco para que se queden ahí pegados horas.

De uno a diez, ¿cuánto le gusta hacer sexo oral?

Siete.

¿Y que le hagan?

Siete también.

¿Le gusta hablar mientras tiene sexo?

Sí me gusta, pero tampoco hay que ser exagerada. Lo que me gusta lo hago saber y lo que no me gusta también. Hay algo que me parece increíble y es que hay hombres que tienden a no demostrar que les gusta algo. Es una bobada: demuéstrenlo.

El porno vende mucho la idea del hombre eyaculando en la cara de la mujer, ¿le gusta eso?

No. A mí me gusta el sexo sucio pero la eyaculación en la cara no me llama la atención.

¿Qué entiende por sexo sucio?

Hay días en que uno quiere sexo duro, que me agarren duro, del pelo, que me den una que otra palmada en la cola, algo medio brusco. Eso me gusta. No siempre, pero me gusta.

¿Ha tenido sexo anal?

No lo descarto. Irónicamente es algo sucio pero debe ser el sexo más limpio. Implica mucha confianza, ser cuidadoso, higiénico.

¿Ha tenido alguna "one night stand"?

Nunca. Simplemente porque no se ha dado la oportunidad. Sí me ha pasado que veo un tipo y sé que voy a terminar acostándome con él, pero no pasa esa noche, pasa más adelante. Así como existe el amor a primera vista, también hay polvos a primera vista. Hay tipos que uno ve y generan todos los malos pensamientos del mundo.

¿Es exhibicionista? ¿Le gustaría que la vieran teniendo sexo?

Sí me gustaría. No es cosa de pararse en una vitrina, pero sí en situaciones en las que puede haber gente alrededor a punto de descubrirme.

Una pregunta clave que nos interesa mucho a los hombres: ¿el tamaño importa?

Importa pero no es lo más importante. Si es muy pequeño, mal; pero si es muy grande, también puede ser contraproducente. Algo normal está bien.

¿Qué es normal?

Para mí uno bien dotado es de 17 centímetros.

¿Qué hace que un tipo sea bueno en la cama?

Para mí la clave está en el prepolvo, y ya en el momento de hacerlo, en los gestos, en la cara. Así como a los hombres les excita mucho la cara de la mujer, a nosotras también nos gusta ver que están excitados, que lo demuestren. Que sepan llevar muy bien el "pre" es clave. Por ejemplo, que sepan utilizar bien los dedos

¿Por qué dice eso?

Usar los dedos tiene su ciencia pues el dedo puede moverse ahí adentro, para arriba, para los lados, para abajo; puede producir varias sensaciones. Pero algunos tipos no salen de un movimiento mecánico poco creativo.

¿Y el pospolvo?

Eso siempre es relativo. Hay días en que uno quiere el arrunche y hay días en que simplemente es bueno que cada uno se quede en un extremo de la cama y se duerma. Lo que sí sé es que el arrunche, no como pospolvo, sino como plan, es lo más rico.

Para terminar: ¿qué no debe hacer un hombre nunca en la cama?

Lo que nunca debe hacer un hombre es comparar, y mucho menos quedarse dormido.

PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.