Nació en Girardot, y con solo 24 años, Viviana puede darse el lujo de ser toda una empresaria. Vive en Bogotá hace nueve, y desde 2006 tiene su propia empresa de exportación de rosas que maneja a la perfección. También es estudiante de quinto semestre de Administración de Empresas, por lo que parecería no tener tiempo para nada más. Pero, entre el trabajo y el estudio, siempre se las ingenia para hacer más cosas. Fue Señorita Risaralda en 1999, y desde entonces ha trabajado como modelo. Por supuesto, no todo es trabajo, y Viviana también es fanática de salir a almorzar y a cine. De pronto algún día usted se la encuentre en El Humero, Andrés Carne de Res o La Juguetería, porque son sus lugares favoritos y va con frecuencia. Al hacer estas fotos para SoHo, en sitios públicos y expuesta a todas las miradas, la pena y los nervios casi la dominan. Aunque no le importó lo que pudieran decir o no, la gente que pasaba por el lugar la miraba inquieta y los hombres —con toda la razón— no le quitaron los ojos de encima. Fueron tantos los piropos que le gritaron, que Viviana ya no se acuerda de ninguno en especial, aunque los agradece todos. En un momento, los nervios se convirtieron en risa, pero ella, como toda una profesional que es, se calmó, se olvidó de la gente —también gracias a la seguridad que le prestó la Policía— y se concentró en hacer unas fotos excelentes.

Tristemente, tiene novio desde hace año y medio, y está enamoradísima. Él también vive en Bogotá, y no queda más opción que disfrutar viendo estas fotos de Viviana, quien a pesar del frío, que era —según dice— altísimo, mostró todo su profesionalismo y belleza para SoHo...

Vea el detrás de cámara

PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.