La literatura latinoamericana hace boom, y una de esas explosiones llega desde Cuba. Wendy escribe diarios desde que era niña y a los de su generación (nació en 1970) los ha bautizado 'nietos de la revolución', aunque la relación con su 'abuelo' Fidel no es la mejor. Le tocó a Gabriel García Márquez pedirle al líder que aprobara la publicación en Cuba del último libro de Wendy, Nunca fui primera dama, y que le permitiera a la escritora asistir al lanzamiento en la Feria de Guadalajara. Pese a la estrecha amistad entre el político y el Nobel, solo le concedió el segundo favor; algo es algo. Acá tenemos a Wendy en un plan que nada tiene que ver con la literatura. Si quiere leer su obra, puede comprar sus libros, pero si lo que quiere es ver más fotos como esta, adéntrese en la revista.

PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.