Nadie va a reconocer a Xioamara cuando la vea protagonizando Juana tenía el pelo de oro, la película del director Pacho Bottía. Y nadie la va a reconocer por dos razones. La primera es que la niña rubia de la película es en realidad de pelo negro, y la segunda es que esa niña que entonces tenía 14 años es hoy una mujer de 23.

Desde los ocho quiso ser actriz y soñaba frente a la pantalla. Un día vio un anuncio en la prensa llamando a casting para Juana tenía el pelo de oro. Las aspirantes debían tener 16 años de edad y algo de experiencia. A Xiomara, de 14 y sin roce en la actuación, poco le importó la advertencia. Fue la elegida.

Era hora de ponerse a estudiar. Lo hizo con Ruben Di Pietro y llegó a los tres meses de rodaje en Ciénaga, Magdalena, más que preparada. Le pintaban el pelo de dorado y tanto le quedó gustando que se lo siguió tiñendo por placer. Lo tuvo rojo, negro y azul.  

La película se rodó en 1998 y a la fecha han pasado nueve años (el cine es uno de los últimos lujos que puede darse un país). Su estreno es inminente y al fin todos podrán ver la historia de esa niña malograda por la codicia de un pueblo.

En este tiempo Xiomara siguió estudiando actuación y realización audiovisual, pasó por Padres e hijos, por Señal Colombia, hizo teatro, se fue dos años a Argentina para seguir haciendo más de lo mismo, pero un poquito más lejos.  

Regresó a nosotros hace un par de meses, está haciendo casting y un día sueña con dirigir y actuar al mismo tiempo. Mientras tanto, sigue ensayando y jugando ultimate, el único deporte que le gusta.

Es una actriz, punto final.

PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.