Andreína Fiallo, la esposa de Fredy Guarín, muestra su belleza

El jugador de la Selección y del Inter de Milán tiene —o, mejor, tenía— un secreto, y no precisamente futbolístico: está casado con una mujer espectacular. Con ustedes, en exclusiva, desde la Guajira, esta hermosa colombiana que, por razones más que obvias, distrae a más de uno dentro y fuera de las canchas. Galería y entrevista.


¿De dónde viene su apellido: Fiallo?

Mis bisabuelos y mi abuelo eran italianos. Durante la Segunda Guerra Mundial, tuvieron que salir de su país y llegaron a Cúcuta. Pero hay que aclarar que yo no soy italiana, aunque no falta el que se confunde por lo que Freddy juega en el Inter de Milán.

¿Cómo es ese cuento de que usted es venezolana, cucuteña y paisa?

Nací en San Cristóbal, pero no tengo nada de venezolana. Más bien, tengo un poquito de cucuteña y otro poquito de paisa, porque crecí en la frontera y a los 4 años me fui a vivir a Medellín.

¿Es verdad que es políglota?

Sí: hablo español, portugués, italiano y francés. 

¿Cómo conoció a Guarín?

Nosotros vivíamos cerquita de la sede del Nacional, entonces un amigo de infancia de él que jugaba en ese equipo nos alquiló una habitación. Él me lo presentó. Literalmente, el amor tocó a mi puerta.

¿Pero cuando lo conoció sabía que era él?

Sabía que existía, pues su amigo me hablaba de él, me contaba que había jugado en las selecciones Colombia sub-15 y sub-20. Pero, la verdad, solo lo conocía de palabra, porque era muy joven, jugaba en el Envigado y todavía no era famoso. Él tenía 18 años y yo, 21… soy mayor que él.

¿Qué la enamoró?

Fue muy loco, porque nos conocimos y de una empezamos a salir. A partir de ahí, siempre estábamos juntos: íbamos al centro comercial, a montar en montaña rusa… Después, nació mi primer hijo y a Freddy lo fichó Boca Juniors de Argentina. Y ahí dijimos: “Vámonos juntos y miremos cómo nos va”.

¿Quiénes son los mejores amigos de Guarín en el fútbol?

Nosotros adoramos a Falcao, vivimos juntos en Porto y es una persona muy tranquila, dedicada, se preocupa mucho por la familia. Incluso su esposa, Lorelei, es la madrina de mi hija. Iván Ramiro Córdoba también es muy cercano.

¿Qué hace cuando su esposo está entrenando o de viaje?

Me dedico a mis hijos, a mi hogar. Pero si me quedo sola, salgo al gimnasio o a caminar por Milán. También me fascina cocinar, el risotto de mar es mi especialidad, me queda delicioso. 

¿Qué hace Guarín en su tiempo libre?

Para él es sagrado llegar de un entrenamiento o de un partido y quedarse en la casa descansando. También le gusta escuchar reguetón: se levanta a entrenar y pone reguetón a todo volumen, y cuando llega hace lo mismo. Él es muy alegre. 

¿Salen de rumba?

Generalmente vamos con nuestros dos hijos a comer o a caminar por el centro de Milán, como una familia cualquiera. Casi nunca salimos a bailar, porque a veces él juega dos partidos a la semana y es complicado. 

¿Qué tanto sabe de fútbol?

Soy hincha de Nacional, pero no sé demasiado. No he podido con el fuera de lugar, aunque mi esposo siempre me lo explica.

¿Va al estadio?

Vamos con los niños cuando mi esposo juega de local. Nos encanta acompañarlo y sé que para él es muy importante. Siempre que sale a la cancha, nos busca y nos saluda. En Inter tenemos un balcón al que van las familias de los jugadores, es como un palco pero sobre la cancha.

¿Sufre?

Me da miedo una lesión grave. Obviamente el fútbol es su vida, su pasión, pero es imposible no preocuparse. Si él está bien, nosotros estamos tranquilos. 

¿Cómo le va con las críticas de la prensa?

A veces me pongo triste, porque sé cuánto se esfuerza y muchas veces hablan de forma malintencionada o injusta. Aunque uno entiende que no siempre todo puede salir bien. Por suerte, nunca se han metido con temas personales y eso nos da tranquilidad.

¿Cómo se sintieron cuando la prensa dijo que la hinchada de la Juventus no estuvo de acuerdo con su fichaje y por eso no se fue para el equipo de Turín?

Fue un momento difícil, porque lo dejaron casi un año y medio esperando a ver si se iba o no. Lo curioso es que él, en un principio, iba para la Juve y no para el Inter, y en cuestión de dos horas cambió todo.

¿Cómo le va con las fanáticas?

Uno aprende a manejar esas cosas, no es un motivo para sentir celos. Eso sí, es muy chistoso cuando la gente llega a hacerse fotos con él.

¿Cuál ha sido el momento más emocionante en la carrera de Guarín?

El gol que hizo de media distancia en Porto que fue premiado como el mejor de Europa. Verlo celebrar y ser testigo de su crecimiento profesional siempre será motivo de alegría.

Aparte de apoyar a su esposo y a su familia, ¿qué proyectos personales tiene?

Hace más de un año trabajo sobre la idea de crear una marca de ropa interior con mi nombre: Andreína Fiallo Lingerie. Sonaría bien, ¿no? 

Publicidad

Contenido relacionado

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.