Michelle Quintero, la mujer que se arrepintió de ser actriz porno

Tenía una prometedora carrera por delante pero, en el último momento, esta espectacular caleña se arrepintió de ser actriz porno. ¿Qué hizo cambiar la decisión de Michelle Quintero? Acá nos cuenta y, de paso, nos dejó unas fotos inolvidables.


¿Por qué me arrepentí de ser actriz porno?

Fue un amigo en Cali quien me habló del tema. Es dueño de un conocido concurso, La Mejor Cola del Valle, y luego de que participé en él me comentó que una gente de México iba a estar haciendo casting para mujeres que quisieran convertirse en actrices porno. A mí me sonó de una, porque siempre me he sentido muy sexy y he sido muy abierta con el tema. No le veo misterio. Además, me parecía buenísimo verme en una pantalla. Entonces le dije que sí.

El casting fue en el estudio de un fotógrafo reconocido acá en Cali. Ese día estábamos unas 15 o 20 niñas, todas divinas; desde el principio nos dijeron que iban a escoger solamente a tres. Muchas se intimidaron porque la cosa no es fácil: hay mucha gente viéndote —camarógrafos, maquilladores, miembros del equipo de producción—, y varias de ellas les pedían que se fueran, pues decían que así no podían hacer nada.

Yo no tuve problema. Primero me pidieron que me quitara toda la ropa para hacerme unas fotografías. Fue una sesión muy caliente, me tocaba mostrar de todo. Luego hicieron un video como de diez minutos en el que también tenía que desnudarme. Pero eso fue todo: nunca hubo contacto con nadie.

La verdad, me pareció rico. Me gustó el casting y lo hice bien, pues si algo me encanta es excitar a la gente. Nunca había hecho algo así, pero sí he tenido experiencias en lugares públicos. Lo más atrevido que he experimentado fue hacerlo con mi pareja en una fiesta, delante de todo el mundo. Él al principio no quería, pero lo convencí; entonces nos acostamos en la mitad de la sala e hicimos el amor mientras la gente nos veía. A mí me encantó y me gustó más saber que la gente estaba muy caliente.

También he hecho orgías con amigos, eso no me da pena; creo que el cuerpo es muy bonito y no hay nada de qué avergonzarse. No le veo problema al lesbianismo; de hecho, la primera vez que me masturbé fue con un video lésbico. Y sí: he estado con otra mujer. Es que dos cuerpos femeninos desnudos son una cosa de locos…

El caso es que acabé el casting y me fui. Al otro día me llamaron, dijeron que habían quedado muy contentos con mi prueba y que querían que me fuera con ellos a México para hacer películas y shows en vivo.

Entonces me puse a pensarlo bien. Hablé con mi hermana y no estuvo de acuerdo; me dijo que eso iba a dañar mi imagen y que para mi abuela —con quien vivo— iba a ser una noticia muy dura. Pensé en mi pareja, con quien estoy muy feliz, y entendí que eso no iba a gustarle, que iba a dolerle.

Admiro mucho a la actriz porno colombiana Esperanza Gómez, pero la verdad es que no quiero eso para mi vida. Pienso en el futuro, cuando tenga hijos y otras personas les digan que me vieron haciendo esto o aquello en una película. Y no, prefiero no.

Por eso decidí que no lo haría. Me eché para atrás. De México me siguen llamando, pero ya estoy decidida. Tengo 22 años y quiero hacer cosas con el modelaje, surgir en ese mundo. He hecho un par de desfiles con diseñadores pequeños en Cali, pero estoy lista para dar el salto a pasarelas más importantes. También me gustan los negocios. Ya veremos. Lo del porno fue una buena experiencia, pero ahí quedó, hasta ahí llegué. No me arrepiento ni de haber hecho el casting ni de cancelar el viaje a México a última hora.

Fotografía: Ismael Morelos / Asistente de fotografía: Gildardo Moreno / Maquillaje: Diana Borja / Videógrafo: Jorge Morelos

PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.