Ry Cooder puso a Norteamérica y Europa a mirar a Cuba y sus viejas estrellas en el Buena Vista Social Club. Ahora, en Chávez Ravine, la idea es que los gringos se miren ese ombligo latino que a veces tanto les molesta. Con aires de narrador musical folk, tipo Paul Simon, construye un álbum sobre las cenizas de un recuerdo: el barrio de Los Ángeles arrasado para construir el estadio de los Dodgers.
K DISCOS

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.