Alas de prueba II
INDEPENDIENTE
Estamos acostumbrados. Él nos acostumbró. Hemos visto a César López pasearse, sin pestañear, con su pinta de Costello criollo, por los terrenos de la extravagancia musical. Ha tocado percusión en cuerpos desnudos, fue-es-será líder de los músicos callejeros (a quienes premió con visibilidad), amenazó con ofrecer conciertos telefónicos y ahora corre a donde la muerte estuvo para ofrecer algo de vida con su Orquesta Neutral. Pero lo ha hecho siempre como músico, como honesto creador, jamás impulsado por oscuras motivaciones de mercadeo. Su nuevo álbum, la segunda parte de Alas de prueba, prueba que él hace mucho pasó la prueba. Grabado en vivo en el León de Greiff, en mayo de este año, el disco es, por decir lo menos, emocionante. ¿Ha llorado usted alguna vez con un disco? Prepárese. Esta podría ser su primera vez.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.