Nueva disquera y nueva idea: digimusicard. La historia del invento es ajena y aburrida, pero el producto entretiene: una tarjeta (tipo crédito) que trae un código oculto (raspe aquí) que abre en una página de internet la posibilidad de descargar música. Nada raro, pero sí muy funcional: pague, raspe y oiga. Una más en la larga lista de ideas para paliar los dolores que ya sentimos por la no muy lejana muerte del CD. Sepa más consultando www.digi-cards.net

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.