Hollywood no tiene escrúpulos a la hora de crearle a una película su correspondiente y lucrativa banda sonora: contrata un compositor y le pide dos piezas especialmente escritas para la película; el resto del disco se resuelve haciendo que el protagonista prenda el radio y suene un clásico, o tararee en la ducha un rock and roll o entre a un bar donde suena alguna oscura pieza de Van Morrison. Y listo.
En el caso del Señor de los anillos se presentaban tres problemas básicos: uno, en la Tierra Media no hay radios; dos, bañarse no es el fuerte de los hobbits, y, tres, los elfos no saben quién es Van Morrison. Así que no quedó más remedio que contratar a Howard Shore y encomendarle componer música original para la trilogía. Y si era difícil llevar el universo de Tolkien a la pantalla, convertirlo en música tuvo que ser otra empresa nada sencilla. Pero funcionó. El tercer y último álbum de la trilogía, la banda sonora de El retorno del rey, es doble retorno, del rey -obvio- pero también de la música que conocimos en las dos primeras partes, música que retoma Shore sin que pueda siquiera insinuarse que se está repitiendo.
El disco circula en edición especial acompañada de un DVD que ofrece un trailer extendido de la saga (siete minutos), un 'detrás de' sobre la manera como nació la banda sonora, galerías de fotos y una canción inédita, Use well the days, interpretada por Annie Lennox. Lo único decepcionante del tercer disco del Señor de los anillos es que no habrá cuarto.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.